Tendencias21

El metanol puede ser el carburante del futuro

Gracias a la energía solar, es posible fabricar metanol a partir del dióxido de carbono (uno de los gases asociados al efecto invernadero) y utilizarlo como carburante para automóviles y aviones, según investigadores de la universidad de Chalmers. El compuesto químico , también conocido como alcohol metílico o alcohol de madera, es el alcohol más sencillo. A temperatura ambiente se presenta como un líquido ligero (de baja densidad), incoloro, inflamable y tóxico que se emplea como anticongelante, disolvente y combustible. La tecnología para obtener metanol del dióxido de carbono ya ha sido desarrollada y lo que se pretende ahora es abaratar el proceso para que pueda ser utilizada a gran escala. El proceso ideado por estos investigadores tiene dos etapas: la primera es la división de las moléculas de agua con la finalidad de obtener hidrógeno y oxígeno. La reacción del hidrógeno con el dióxido de carbono por medio de la provoca en una segunda fase la formación de metanol. La producción de metanol utilizando la energía solar presenta muchas ventajas en comparación con otros sistemas energéticos, entre ellos la facilidad de almacenamiento, según los investigadores. Además, este proceso reduce el impacto sobre el calentamiento climático. En la actualidad, la mayor parte del dióxido de carbono se obtiene a partir de la combustión del carbón. El objetivo de estos investigadores es condensar el dióxido de carbono del aire, lo que abriría el camino a un ciclo completamente neutro del carbono. Consideran que la producción de metanol a partir de la energía solar sería un proceso 50 veces más eficaz que el de la biomasa. .

RedacciónT21

RedacciónT21