Tendencias21

El remolino del polo sur de Venus tiene características inesperadas

Los astrónomos del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco/EHU han publicado un estudio del vórtice atmosférico del polo sur de Venus, un inmenso remolino del tamaño de Europa, en la prestigiosa revista . En la atmósfera hay dos capas de nubes principales, entre las cuales median 20 kilómetros de distancia. Los astrónomos de la UPV/EHU han seguido de cerca el movimiento del vórtice en ambos niveles y han podido comprobar el carácter errático de dicho movimiento. "Sabíamos que es un vórtice de larga duración; también sabíamos que cambia de forma cada día. Pero pensábamos que los centros del vórtice en diferentes alturas formaban un solo tubo y no es así. Cada centro va por su lado, y sin embargo la estructura global del vórtice atmosférico no se deshace" explica Itziar Garate Lopez, investigadora principal y miembro del Grupo de Ciencias Planetarias de la UPV/EHU. De hecho, los centros de rotación del vórtice superior e inferior raramente coinciden en su posición con respecto a la vertical, y tal como han publicado los investigadores en el artículo "forman una estructura permanente en constante evolución" sobre la superficie de Venus. Los vórtices de larga duración son un fenómeno frecuente en las atmósferas de los planetas de rotación rápida, como por ejemplo Júpiter y Saturno. Venus tiene una rotación lenta, y, sin embargo, tiene vórtices permanentes en su atmósfera en ambos polos. Es más, la velocidad de rotación de la atmósfera es mucho mayor que la del planeta. "Hace tiempo que sabemos que la atmósfera de Venus rota 60 veces más rápido que el propio planeta, pero no sabemos por qué. La diferencia es enorme; por eso se le llama superrotación. Y no sabemos ni cómo comenzó ni como se mantiene." La permanencia de los vórtices en Venus contrasta con el caso terrestre. "En la Tierra hay efectos estacionales y diferencias de temperatura entre las zonas continentales y los océanos que crean las condiciones adecuadas para la formación de vórtices polares y su disipación. En Venus, no hay océanos ni estaciones y por lo tanto la atmósfera polar tiene un comportamiento muy diferente" dice Garate.

RedacciónT21

RedacciónT21