Tendencias21

Estudio constata la peligrosidad de la exposición a metales tóxicos

Un equipo de científicos del proyecto de la UE PHIME («Impacto en la salud pública de la exposición a largo plazo a concentraciones bajas de elementos variados en estratos sensibles de la población») advierte que incluso un nivel bajo de exposición a metales tóxicos puede resultar perjudicial para la salud humana. El equipo de PHIME hace un llamamiento a los responsables políticos para que controlen de forma sistemática los niveles de metales tóxicos a los que está expuesta la población y tomen medidas para reducir la emisión de este tipo de sustancias al medio ambiente. Los investigadores estudiaron los efectos de la exposición a metales tóxicos, su impacto en la salud pública y las fuentes de emisión, centrándose en grupos vulnerables como fetos, bebés y niños, mujeres en edad fértil y mujeres mayores. Uno de los metales investigados fue el arsénico. Los descubrimientos demostraron que este metal resulta especialmente tóxico para los fetos, ya que aumenta el riesgo de abortos, de malformaciones y de muerte perinatal. El arsénico también afecta al sistema nervioso central y los niños expuestos a él durante el embarazo y durante los primeros años de vida pueden ver reducido su cociente intelectual. Más adelante, la exposición a arsénico puede desactivar el sistema inmunitario y aumentar el riesgo de cáncer. Otro elemento estudiado por PHIME fue el cadmio, presente en los alimentos. En este caso, el grupo de mayor riesgo es el de las mujeres mayores porque su exposición aumenta el riesgo de osteoporosis en mujeres y porque las mujeres son más propensas a sufrir deficiencia de hierro, lo que a su vez provoca una mayor absorción de cadmio en el tracto gastrointestinal. Además, el cadmio simula los efectos de la hormona estrógeno y podría aumentar el riesgo de padecer cánceres dependientes de estrógeno, como el de pecho. En cuanto al plomo, otro metal tóxico que puede acarrear efectos nocivos para la salud, éste aún se introduce en el medio ambiente mediante las emisiones industriales y la gasolina. Según los investigadores, los resultados obtenidos señalan que se debe controlar mejor la exposición a metales tóxicos, así como ampliar las investigaciones sobre el efecto de los metales tóxicos en las plantas y sobre las condiciones genéticas que determinan los efectos de los tóxicos en la salud.

RedacciónT21

RedacciónT21