Tendencias21

Iluminar con LED los museos ahorra energía y protege las obras de arte

La Capilla Sixtina del Vaticano ya se puede apreciar mejor que nunca gracias a una iluminación innovadora basada en LED (diodos emisores de luz). El sistema, desarrollado por el proyecto europeo , permite apreciar mejor las obras, las protege de posibles daños y consume bastante menos electricidad que los sistemas convencionales. La sustitución del sistema de iluminación de la Capilla Sixtina ha generado un ahorro de hasta el 90%. Los LED basados en semiconductores inorgánicos poseen una eficiencia energética enorme y ofrecen una alternativa más respetuosa con el medio ambiente que los sistemas tradicionales. En su fabricación no se usa mercurio y poseen una larga vida útil. En Europa se podrían reducir a la mitad en algo más de veinte años las emisiones de dióxido de carbono derivadas del consumo eléctrico. En LED4Art se quiso demostrar que la iluminación LED es menos agresiva que otras formas de iluminación artificial. Y qué mejor obra de arte para demostrarlo que la Capilla Sixtina. La luz ultravioleta ha ido restando brillo a estas pinturas de 500 años de antigüedad. Se instalaron cerca de 7.000 LED en la capilla camuflados tras un saliente que rodea la sala. Se configuró además el espectro de color de cada punto de luz para garantizar que la luz resultante se asemejara lo más posible a la natural, esto es, que no hubiese demasiados azules o rojos que dificultaran la apreciación de las obras de arte. Esta instalación garantiza una iluminación uniforme de las obras de arte y que los frescos puedan apreciarse en todo su esplendor. La flexibilidad de la instalación permite configurar cada punto de luz para dar la impresión de que la capilla está continuamente iluminada por luz natural. El éxito de esta demostración animará a probar el sistema en otros espacios y museos.

RedacciónT21

RedacciónT21