Tendencias21

Investigadores españoles secuencian el genoma de los microorganismos del océano profundo

Un equipo de investigadores españoles coordinado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha comenzado a secuenciar el genoma del océano profundo global empleando más de 2.000 muestras de microorganismos recogidas en el Atlántico, el Índico y el Pacífico durante la . Se trata de la primera colección de genómica microbiana marina a escala global. Los trabajos de secuenciación, enmarcados en el proyecto Malaspinomics, se centran en los virus, bacterias y protistas que pueblan el océano hasta los 4.000 metros de profundidad. Resultados preliminares revelan una cantidad ingente de especies desconocidas de microorganismos en el océano profundo. En concreto, el 60% de las especies bacterianas detectadas son desconocidas. Además se han detectado bacterias capaces de degradar compuestos altamente tóxicos que se ha ido acumulando en el fondo marino, como metilmercurio (derivado de la actividad humana). Los metanotrofos, por ejemplo, utilizan los productos de degradación de esos compuestos tóxicos como fuente de carbono y energía. "La detección de estas bacterias nos permite identificar aquellas regiones con mayor cúmulo de sustancias tóxicas y utilizarlas como biosensores del estado ecológico, asegura Silvia Acinas, investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Mar. El número de especies marinas utilizadas como fuente de genes con interés comercial crece a un ritmo de un 12% anual. Podrían tener aplicaciones biotecnológicas en campos como la bioenergía, la alimentación o la cosmética. Esta colección tiene un incalculable valor estratégico porque ningún país posee este tipo de muestras a escala global. Cuando empezamos a gestionar Malaspina, no contábamos con que fuera posible secuenciar en España, pero ahora disponemos de la tecnología necesaria para llevarlo a cabo, destaca Duarte.

RedacciónT21

RedacciónT21