Tendencias21

La comida de los hombres da forma a muchos ecosistemas

Un estudio científico del Laboratorio de Ecología de Poblaciones del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea) argumenta que la comida que los humanos ponen (voluntaria o involuntariamente) a disposición de los animales ha dado forma a muchos de los ecosistemas del planeta tal y como los vemos hoy en día. La investigación del Imedea, adscrito a la Universidad de las Islas Baleares y al CSIC, explica que algunas especies son más hábiles en la explotación de estos restos de comida que otras, lo que puede afectar a la estabilidad de las comunidades y a las redes tróficas mediante la alteración de la competencia por interferencia (la que se produce por la disponibilidad de la comida, la reproducción o un hábitat concreto, por ejemplo) y las interacciones depredador-presa. Las especies que se aprovechan de la comida de origen humano han aumentado su número en lugares concretos, principalmente debido a la relativamente mayor previsibilidad espacio-temporal de esos desperdicios o subsidios alimentarios. Actualmente, el 30-40% de toda la comida producida en el mundo se desperdicia. Algunos ejemplos de situaciones en las que se ponen a disposición de las especies animales grandes cantidades de subsidios tróficos incluyen los descartes de la pesca, restos orgánicos de los vertederos o de atropellos, los muladares o estercoleros, o las semillas que se ofrecen a las aves en los comederos de los jardines del primer mundo. De manera más sutil, las actividades humanas como la agricultura, la silvicultura y la ganadería han subsidiado de forma involuntaria a algunas especies, mientras que al mismo tiempo han perjudicado a otras, desde insectos hasta grandes depredadores. Algunas especies oportunistas cosmopolitas, tales como cucarachas, ratas, zorros o las gaviotas, son ejemplos paradigmáticos de las especies que se benefician de este tipo de alimentos. Han aumentado su número y se consideran "sobreabundantes", y pueden comportarse como especies invasoras.

RedacciónT21

RedacciónT21