Tendencias21

La desconfianza hacia los extraños no es una actitud exclusivamente humana

La tendencia a percibir a otros como nosotros contra ellos no es exclusivamente humana, sino que podría darse también en los primates. Esto es lo que sugieren los resultados de una serie de experimentos realizados con monos por investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos. En dichos experimentos, se constató que estos animales tratan a los individuos ajenos a su propio grupo con la misma desconfianza y desagrado con que los humanos tratamos a los extraños. Según los investigadores, estos resultados sugieren que las raíces de los conflictos humanos intergrupales podrían ser evolutivamente muy antiguos. Los científicos explican que uno de los aspectos más problemáticos de la naturaleza humana es que evaluamos a otros individuos de manera distinta según éstos sean miembros o no de nuestros propios grupos (definidos por raza, religión, familia, etc.). Esta predisposición podría haberse formado durante 25 millones de años de evolución, y no ser exclusiva de la cultura humana. Los monos, como nosotros, forman de manera natural grupos sociales, basándose en la historia familiar.

RedacciónT21

RedacciónT21