Tendencias21

La empresa española Ensa fabrica grandes componentes nucleares para las compañías del sector

Los líderes mundiales de la fabricación de grandes componentes nucleares se cuentan con los dedos de una mano. Entre ellos está la empresa pública española Equipos Nucleares (Ensa), que desde Cantabria sirve gigantescos generadores de vapor, tapas de reactor y contenedores de combustible a los principales grupos energéticos de países como Francia, China o EE UU. En tiempos de crisis, esta firma logró facturar 104 millones de euros el pasado año y exportar la mayor parte de su producción. La última entrega se hizo el pasado dos de octubre y consistió en un par de generadores de vapor, piezas del tamaño de un autobús que inducen el movimiento de las turbinas con la energía del reactor. Los barcos que vienen a recogerlos son tan grandes que tienen que esperar a que suba la marea para no quedar encallados. En este caso, el destino del pedido era una planta nuclear de EDF, la principal compañía eléctrica de Francia. Este grupo francés, junto a otras multinacionales como la coreana Doosan, la canadiense Babcock & Wilcox y las japonesas Mitsubishi y Toshiba son las que manejan el negocio mundial de los componentes nucleares. Pero entre estas grandes corporaciones, con miles de empleados y un trabajo diversificado que les permite hacer lobby empresarial, se ha colado desde hace unos años Ensa. La compañía española, propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI, del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas), apenas cuenta con 500 trabajadores ­–mitad en taller, mitad en oficinas–.

RedacciónT21

RedacciónT21