Tendencias21

La genética demuestra que la Casa de Austria se extinguió por los casamientos entre parientes

La dinastía de los Habsburgo, o Casa de Austria, monarquía hispánica reinante en los siglos XVI y XVII, desapareció como consecuencia de la endogamia, señalan las evidencias genéticas proporcionadas por un estudio realizado por científicos de la Universidad de Compostela. Utilizando la información genética de Carlos II y de 3.000 de sus parientes y ancestros a lo largo de 16 generaciones, los investigadores calcularon un coeficiente de endogamia por cada individuo (F), que indicaba la probabilidad de que éstos recibieran dos genes idénticos como consecuencia de que sus padres procedían de un ancestro común. Así, se constató que F se fue incrementando considerablemente a lo largo de las generaciones, a medida que los Habsburgo cometían el error de casarse una y otra vez con sus parientes, con el fin de preservar su herencia (nueve de los 11 matrimonios celebrados en 200 años fueron consanguíneos). Este error supondría el fin de la dinastía: Carlos II llegó a tener una consanguinidad tan alta como la que tendría un niño nacido de un matrimonio entre hermanos, o entre padre e hija. Tal grado de consanguinidad explicaría la impotencia y la infertilidad que impidieron que el rey tuviera descendencia, explican los científicos.

RedacciónT21

RedacciónT21