Tendencias21

La interacción entre dos genes define el comportamiento neuronal, revela un estudio

Un grupo de científicos ha dado un paso más en la explicación de por qué cada neurona sabe exactamente dónde crecer y cuándo establecer una conexión con otra célula nerviosa. Concretamente, investigadores del Instituto Max Planck de Neurobiología han descubierto en el cerebro de la mosca de la fruta que la interacción entre dos genes ayuda a las neuronas en desarrollo a «comprender» cuándo han alcanzado su destino. Los autores observaron que el sistema de visión de este insecto solamente puede desarrollarse cuando dos genes concretos colaboran entre sí: los genes que generan las proteínas «Golden Goal» y «Flamingo». Al parecer, estas dos proteínas, situadas en el extremo del axón durante su crecimiento, recaban del tejido circundante información sobre su entorno. Las neuronas emplean esta información para orientarse por el cerebro y reconocer su punto de destino. La investigación ha revelado que cuando uno de dichos genes se encuentra inactivo o si se produce algún tipo de discordancia entre sus actividades, se producen trastornos en el desarrollo de los axones, que son prolongaciones de las neuronas especializadas en conducir el impulso nervioso desde el cuerpo celular o soma hacia otra célula. Gracias a este trabajo, publicado en la revista Nature Neuroscience, se pudieron determinar mecanismos similares que podrían influir en el desarrollo del cerebro de los vertebrados, ampliando de esta manera el conocimiento científico que se posee sobre ciertas patologías del desarrollo.

RedacciónT21

RedacciónT21