Tendencias21

La lepra se extinguió en Europa por el aislamiento social de los enfermos

¿Por qué hubo una repentina caída en la incidencia de la lepra al final de la Edad Media? Para responder a esta pregunta, expertos de la Universidad de Tubinga (Alemania) y la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) han liderado la reconstrucción de los genomas de cepas medievales del patógeno responsable de la enfermedad. Las conclusiones, publicadas esta semana en la revista , arrojan luz sobre este periodo histórico al introducir nuevos métodos para la comprensión de las epidemias. El equipo de científicos restauró el genoma de una docena de bacterias de la lepra de esqueletos medievales y pacientes modernos y observó que todas las cepas de comparten un ancestro común que existió hace 4.000 años. Los genomas de las cepas medievales son casi iguales que los de las cepas contemporáneas, y el modo de propagación no ha cambiado. "Si la explicación de la disminución de los casos de lepra no se encuentra en el patógeno, entonces debe ser en el huésped, es decir, en nosotros, así que ahí es donde tenemos que mirar", explica Stewart Cole, codirector del estudio y jefe del Instituto de Salud Global de la institución suiza. Anteriores estudios indican que los humanos desarrollaron resistencia a la enfermedad, ya que las condiciones eran proclives a un proceso de selección natural: una muy alta prevalencia de lepra y el aislamiento social de las personas enfermas. "En ciertas condiciones, las víctimas podían ser presionadas para no procrear", apunta Cole. "Además, otros trabajos han identificado las causas genéticas que hicieron a la mayoría de los europeos más resistentes que el resto de la población mundial, lo que también da crédito a esta hipótesis, añade.

RedacciónT21

RedacciónT21