Tendencias21

La personas tienden a sentarse junto a individuos que se les parecen

Según los resultados de un estudio realizado por psicólogos de la Wilfrid Laurier University de Canadá, las personas no sólo tienden a relacionarse más con individuos que de alguna manera se les asemejan (de su misma raza, de su propio sexo, etc.) sino que, incluso, tienden a sentarse junto a personas parecidas. Este curioso comportamiento se constató en cuatro experimentos consecutivos realizados con universitarios, en diversos escenarios, como una clase el primer día de curso o el entorno de un laboratorio, en el que los voluntarios tuvieron que esperar sentados en un sofá con otros voluntarios o sentados a una mesa con la excusa de rellenar alguna encuesta. En todos los casos, los participantes tendieron a sentarse cerca de alguna persona con características similares a las propias (con gafas o no o con el mismo color y extensión de pelo). Este efecto se mantuvo incluso después de que los investigadores excluyeran la influencia de la raza o del sexo en las elecciones de los participantes. Según los autores del estudio, esta constatación explica porqué son tan comunes los emparejamientos o las agrupaciones de individuos que se parecen entre ellos. Esta situación no es accidental: las personas tienden a creer que cuando otras personas se les parecen es más probable que también piensen como ellas. Por otro lado, si se espera que una persona se parezca a nosotros, nuestro comportamiento hacia ella es más abierto y agradable, una actitud clave para el establecimiento de relaciones duraderas, concluyen los investigadores.

RedacciónT21

RedacciónT21