Tendencias21

La pobreza propicia la infelicidad, pero la riqueza no la soluciona, señala un estudio

Los ingresos altos mejoran la valoración que se tiene acerca de la vida, pero no el bienestar emocional, al menos cuando se supera un umbral de ganancias (de alrededor de 60.000 euros anuales). Esto es lo que revela un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de Princeton, en los Estados Unidos, en el que fueron analizadas 450.000 respuestas de una encuesta realizada a 1.000 estadounidenses aleatoriamente seleccionados. Los encuestados presentaron niveles decrecientes de felicidad, y niveles más altos de tristeza y estrés proporcionales a la reducción de ingresos – por debajo de los 60.000 euros al año –. Estos datos sugieren que el dolor por ciertas desgracias vitales, como la enfermedad, el divorcio o la soledad, aumenta como consecuencia de la pobreza. Sin embargo, un exceso de dinero tampoco favorecería la felicidad, explican los investigadores.

RedacciónT21

RedacciónT21