Tendencias21

La restricción calórica frena el envejecimiento, gracias al papel de una enzima

Una reducción del consumo de calorías puede ralentizar el envejecimiento y el desarrollo de enfermedades vinculadas a la edad, como el cáncer o la diabetes de tipo 2. Cuanto antes se reduzca la ingesta de calorías, mayor es este efecto. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, ha identificado ahora la relación entre la ralentización del envejecimiento por la reducción de la ingesta de calorías y una de las enzimas clave en el proceso de envejecimiento. Según ellos hemos sido capaces de demostrar que la restricción calórica retarda el envejecimiento porque evita que una enzima, la peroxiredoxina (Prx1), permanezca inactiva. Esta enzima es importante porque contrarresta el daño del material genético y destruye el peróxido de hidrógeno nocivo presente en las células. Su mal funcionamiento, por el contrario, propicia la aparición de varios tipos de defectos genéticos o de cáncer. En su investigación, los científicos descubrieron que la Prx1 resulta dañada durante el envejecimiento y deja de estar activa. Lo que permite la restricción calórica es que se incremente la producción de otra enzima, Srx1, que a su vez repara la Prx1. Por otro lado, la investigación también demostró que el envejecimiento puede retrasarse sin restricción calórica, sólo incrementando la cantidad de Srx1 en las células, explican los autores del estudio.

RedacciónT21

RedacciónT21