Tendencias21

Las abejas se reparten el trabajo en función de sus respuestas a los estímulos

Investigadores del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y de la Universidad Paul-Sabatier, de Francia, han descubierto que la distribución del trabajo característica de la organización social de las colonias de abejas es resultado de la existencia de insectos especializados. Esta especialización determinaría las habilidades de aprendizaje y memoria de cada abeja, explican los científicos. En concreto, algunas abejas sobresalen en resolver problemas asociados con recompensas alimenticias, mientras que otras destacan por resolver problemas asociados con castigos. Esto refuerza la división del trabajo dentro de la colonia. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores probaron las respuestas de cientos de abejas al azúcar y a shocks eléctricos de bajo voltaje. El resultado fue que algunas abejas respondieron preferentemente y de forma innata a los estímulos positivos, mientras que otras lo hicieron a los negativos. El descubrimiento demuestra, según los científicos, que dentro de las colonias hay papeles diferenciados, definidos por la valoración positiva o negativa de los estímulos a los que las abejas responden desde su nacimiento. La sensibilidad particular de cada insecto marca las diferencias en su aprendizaje y memoria: las abejas más sensibles a un estímulo dado aprenden y recuerdan mejor una asociación entre un olor y dicho estímulo. Estas diferencias innatas ayudan a repartir las tareas.

RedacciónT21

RedacciónT21