Tendencias21

Las aves eligen a sus parejas por el olor, como los mamíferos

Científicos del Instituto Konrad Lorenz de Etología en la Universidad de Medicina Veterinaria (Vetmeduni) de Viena (Austria), y de Francia, han encontrado la primera evidencia de que las aves pueden elegir a su pareja a través del olor. Los investigadores compararon los productos químicos de las glándulas sebáceas (situadas en la dermis) de las con genes que juegan un papel en la inmunidad. Las aves que huelen de manera similar entre sí también tienen genes de inmunidad similares. Dado que las aves prefieren aparearse con compañeros con los que no están emparentados, los científicos creen que la manera de identificar a los parientes y evitar tenerlos como pareja es mediante el olor. Hace más de 20 años se descubrió que los ratones hembra eran capaces de elegir machos no emparentados frente a machos emparentados, comparando el olor de la orina de cada macho con sus propios olores. Los olores la de orina reflejan la composición genética de cada ratón, en concreto la de un grupo de genes relacionados con la inmunidad. Por tanto, emparentarse con compañeros disímiles en cuanto a inmunidad, produce mayor variedad genética y resistencia a enfermedades en la descendencia. Se pensaba que el olfato de las aves estaba menos desarrollado que en los mamíferos, por lo que se creía que en su caso el mecanismo debía de ser otro, pero diversas investigaciones y en concreto ésta muestra que no es así. Cuando las aves se acicalan, propagan los compuestos químicos de sus glándulas sebáceas por todo su plumaje. Los investigadores recolectaron muestras de ADN y del olor de gaviotas tridáctilas aún en el nido, y comprobaron la relación entre los genes inmunitarios y el olor.

RedacciónT21

RedacciónT21