Tendencias21

Las células muertas de la piel reducen la contaminación del aire en interiores

Las células de piel que el cuerpo suelta (una media de 500 millones de células muertas al día), aunque son una molestia y una fuente de suciedad en espacios interiores, proporcionan a éstos un beneficio, sugiere un estudio de la Rutgers University de Estados Unidos. Según la investigación, la grasa presente en dichas células ayuda a reducir la contaminación del aire en estos espacios. Los autores del estudio explican que los humanos se despojan de una capa completa de la parte exterior de la piel cada dos a cuatro semanas. Las escamas de piel resultantes contienen grasas de la piel, entre ellas colesterol y escualeno. Investigaciones previas ya habían sugerido que el escualeno procedente de la piel de los pasajeros podía reducir los niveles de ozono (un contaminante que irrita los ojos, la nariz y la garganta) en las cabinas de los aviones. En el presente estudio, los científicos analizaron el efecto de estas grasas de la piel en hogares y guarderías. De esta forma, se constató, entre otros hallazgos, que el escualeno de las células muertas acumuladas en interiores contribuye a una reducción en éstos de entre el dos y el 15% de los niveles de ozono.

RedacciónT21

RedacciónT21