Tendencias21

Las madres pueden proteger a sus hijos de los efectos de la pobreza

Los adultos que han vivido una infancia de pobreza a menudo presentan más problemas de salud que otras personas, como frecuentes resfriados o enfermedades cardiacas. Sin embargo, un estudio reciente señala que existe un factor que puede evitarles este destino: una buena madre. Esto es lo que ha revelado una investigación llevada a cabo por especialistas de la University of British Columbia, en Canadá. En el estudio se analizaron datos de un total de 1.215 adultos de una edad media de 46 años. Los cuidados de los que estos adultos habían disfrutado durante su infancia fueron evaluados mediante cuestionarios, en los que los participantes puntuaron el nivel de atención que les habían proporcionado de pequeños sus padres. Los resultados obtenidos demostraron que el riesgo de padecer enfermedades en la edad adulta, como consecuencia de haber crecido en la pobreza, quedaba compensado por los cuidados de la madre durante la infancia, en concreto, por su atención, por su interés en el bienestar emocional de los niños, por su tiempo de dedicación y por su amor y cariño. La capacidad de protección materna, y su efecto en la salud a largo plazo, estaría relacionada con la reducción y la gestión del estrés de los niños durante su infancia, señalan los investigadores. Según ellos, los adultos pueden enseñar a los niños a afrontar las tensiones con mayor efectividad, pueden ayudarlos a desarrollar respuestas emocionales más apropiadas o proporcionarles el sentimiento de que el mundo es, generalmente, un lugar seguro. Podemos hacer mucho por ayudar a los niños a pasar los malos momentos. Y esta ayuda permanecerá, en su cuerpo y en su alma, durante toda la vida, añaden los autores de la investigación.

RedacciónT21

RedacciónT21