Tendencias21

Las perdices mejor alimentadas presentan mejor geometría fractal

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas han empleado una aproximación matemática para explicar el diseño del plumaje de la perdiz roja ( ), caracterizado por un llamativo babero negro que se extiende desde la garganta hasta la parte superior del pecho. El trabajo, publicado en la revista , sugiere que este ornamento podría funcionar como una señal de la calidad individual. La es una rama de las matemáticas que estudia los fractales, objetos que son demasiado irregulares y complejos como para ser descritos por la geometría euclidea convencional. Muchos fenómenos y objetos naturales, como la forma de la línea costera, la estructura del paisaje o el desarrollo de las raíces de una planta, pertenecen al universo de los fractales. En una primera fase del experimento, los investigadores descubrieron que aquellas aves en mejor condición física y con un sistema inmunitario más eficaz mostraban baberos con una dimensión fractal mayor que el resto. Para verificar este resultado, los científicos llevaron a cabo un experimento con un grupo de 68 perdices en verano, durante el periodo en que la especie muda su plumaje por completo (incluidas las plumas que forman el babero). Durante los meses que duró la muda, se limitó el alimento suministrado a parte de las aves para que mantuvieran un estado nutricional ligeramente peor que el resto, que disfrutó de libre acceso al alimento en todo momento. Comprobamos que las que se habían alimentado sin restricción habían desarrollado baberos de idéntica dimensión fractal a los que mostraban al principio del estudio. En cambio, las otras habían desarrollado unos baberos con una dimensión fractal mucho menor, explica el investigador del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales Lorenzo Pérez-Rodríguez.

RedacciónT21

RedacciónT21