Tendencias21

Las personas que buscan la felicidad en las posesiones materiales están peor vistas socialmente

La gente que basa su felicidad en las posesiones materiales gusta menos a sus iguales que las personas que tratan de ser felices a través de las experiencias de la vida, señala un estudio realizado en la Universidad de Colorado en Boulder, Estados Unidos. Los investigadores pasaron una década analizando el precio y los beneficios sociales de la búsqueda de la felicidad con experiencias como viajar o ir a conciertos o con la adquisición de objetos, como coches caros o joyas. Así, constataron que las posesiones materiales no aportan tanta dicha como las experiencias que se viven. Pero, además, la gente que se centra más en lo material es menos popular. El estudio contradice, por tanto, la creencia en que las posesiones materiales aportan un estatus social y la admiración de otras personas. De hecho, ser materialistas produce justamente el efecto contrario: no mejora la calidad de vida de las relaciones personales, un elemento que resulta esencial para la felicidad, la salud y el bienestar humanos.

RedacciónT21

RedacciónT21