Tendencias21

Ningún humano moderno tiene el cromosoma Y neandertal, según un estudio

El cromosoma Y es uno de los dos cromosomas sexuales humanos y, a diferencia del X, se transmite exclusivamente a través del padre. Un equipo de científicos internacional publica en acceso abierto el primer análisis genético en profundidad de un cromosoma Y de neandertal a partir de los fósiles de El Sidrón (Asturias). Según sus resultados, no hay rastro de este linaje en el ADN de los hombres modernos. Los humanos modernos llevan trazas de ADN neandertal en sus genes, pero parece ser que no de su cromosoma Y, según el estudio, liderado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford (California, EE.UU.). Hasta donde sabemos, el linaje de cromosoma Y neandertal que describimos está extinto. Puede ser que no sea así, pero más de un millón de cromosomas Y han sido analizados hasta la fecha (si tenemos en cuenta los que han sido testeados comercialmente) y no se ha encontrado. Aún no sabemos las implicaciones de este hecho, declara a Sinc Fernando Luis Méndez, investigador posdoctoral en la Universidad Stanford y coautor del estudio. Es posible que el linaje se haya perdido simplemente por azar, pero también pudo haber sido seleccionado en contra en las poblaciones de humanos modernos. Esta segunda opción sería interesante, teniendo en cuenta que otros estudios sugieren que, cuando las poblaciones arcaicas y modernas se mezclaron, existieron problemas de compatibilidad genética, añade el investigador. Los investigadores ya habían demostrado que el ADN de los humanos modernos es de entre un 2,5% a un 4% neandertal, un legado del mestizaje entre ambas especies hace 50.000 años. Los restos del cromosoma Y analizados son de un neandertal varón hallado en el yacimiento de El Sidrón (Asturias). El análisis indica que los neandertales y los humanos modernos se separaron hace casi 590.000 años, una conclusión que es consistente con las evidencias anteriores. Los científicos también descubrieron algunas diferencias entre los genes de los neandertales y los cromosomas Y de los humanos modernos. Se cree que los antígenos derivados de uno de estos genes, conocido como KDM5D, provocan una respuesta inmune en algunas madres embarazadas contra sus fetos masculinos y da lugar a abortos involuntarios. Hemos encontrado dos mutaciones que distinguen la secuencia de neandertal de las de los humanos modernos. Aún no conocemos su importancia, pero tenemos predicciones bioinformáticas de que una de ellas afectaría la función de la proteína codificada por el gen, señala Méndez. Los científicos estudian ahora si estas mutaciones cambian la manera en que las células inmunes de una mujer responden a las secuencias de las proteínas en el cromosoma Y.

RedacciónT21

RedacciónT21