Tendencias21

Nueva técnica permite reciclar los chips defectuosos

¿Pueden reutilizarse los chips defectuosos? Un equipo de científicos financiados con fondos comunitarios afirma que sí. En el marco del proyecto CRISP («Sistemas de circuitos integrados reconfigurables y de última generación para procesamiento tipo stream) de la Unión Europea, se ha diseñado una técnica para aprovechar la redundancia natural existente en los diseños de núcleo múltiple, y así posibilitar el empleo de núcleos reconfigurables y la gestión de recursos a lo largo del ciclo de vida del programa. La comunidad científica es consciente de que defectos como la incapacidad para ejecutar operaciones de memoria inutilizan un núcleo. Lamentablemente, no es viable diseñar chips infalibles. Por tanto, el desarrollo de arquitecturas tolerantes a fallos que funcionen con mecanismos capaces de detectar y arreglar errores o de minimizar sus efectos podría permitir que los diseñadores de circuitos reutilicen los chips defectuosos en lugar de desecharlos. Los defectos de fabricación, las perturbaciones ambientales que afectan a la producción y el envejecimiento son causas de que un chip deje de funcionar como es debido. Algunos expertos afirman que la recuperación de chips desechados sería muy beneficiosa, sumada al uso de repuestos y la implantación de una técnica de detección, recuperación y reparación de errores. De este modo, su fiabilidad progresaría de forma considerable, serían más previsibles e incluso se podrían seguir utilizando pese a estar defectuosos.

RedacciónT21

RedacciónT21