Tendencias21

Observan por primera vez un aumento del efecto invernadero de dióxido de carbono en la superficie de la Tierra

Los científicos han observado un aumento del efecto invernadero de dióxido de carbono de la Tierra por primera vez. Los investigadores, dirigidos por científicos del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley del Departamento de Energía de Estados Unidos, midieron el aumento de la capacidad del dióxido de carbono atmosférico para absorber la radiación térmica emitida por la superficie de la Tierra durante un período de once años en dos lugares de América del Norte, y atribuyeron esta tendencia al alza a los crecientes niveles de CO2 de las emisiones de combustibles fósiles. La influencia del CO2 atmosférico en el equilibrio entre la energía entrante del sol y el calor saliente de la Tierra está bien determinada. Pero este efecto no se había confirmado experimentalmente fuera del laboratorio hasta esta investigación, publicada en , que confirma que los cálculos utilizados en los modelos climáticos actuales van por buen camino cuando se trata de representar el impacto de CO2. El forzamiento radiativo es una medida de la cuánto perturban los cambios atmosféricos el equilibrio energético del planeta. El forzamiento radiativo positivo se produce cuando la Tierra absorbe más energía de la radiación solar que la que emite en forma de radiación térmica de vuelta al espacio. Puede medirse en la superficie de la Tierra o en la atmósfera. Los científicos hicieron sus mediciones en superficie, en Oklahoma y Alaska, entre 2000 y 2010. Encontraron que el CO2 había sido el responsable de un repunte significativo del forzamiento radiativo en ambos lugares. "Vemos una amplificación del efecto invernadero porque hay más CO2 en la atmósfera para absorber lo que la Tierra emite en respuesta a la radiación solar entrante", explica Daniel Feldman, autor principal del artículo. Los investgiadores utilizaron instrumentos espectroscópicos, que miden la energía infrarroja térmica que viaja a través de la atmósfera hasta la superficie, y pueden detectar la firma espectral única de la energía infrarroja de CO2. Las mediciones también permitieron a los científicos detectar, por primera vez, la influencia de la fotosíntesis en el equilibrio de energía en la superficie. Encontraron que el forzamiento radiativo atribuido al CO2 bajaba temporalmente en la primavera a medida que la floreciente actividad fotosintética extraía gases de efecto invernadero del aire.

RedacciónT21

RedacciónT21