Tendencias21

Observan una supernova 200 veces más grande que las conocidas hasta ahora

La explosión estelar o supernova Asassn-15lh, que estalló a 3.800 millones de años luz de la Tierra, ha pulverizado el récord de luminosidad observado hasta ahora en este tipo de objetos. Se desconoce qué misteriosa fuente de energía es capaz de desencadenar una explosión tan colosal. Es 200 veces mayor que la de las supernovas típicas, y su luminosidad dobla el récord anterior detectado en estos objetos. En su pico de intensidad, la supernova Asassn-15lh –así se llama– brilló 570.000 millones de veces más que el Sol, casi 50 veces más que toda la Vía Láctea. Esto supone un nivel de luminosidad equivalente a veinte veces el que producirían juntas las 100.000 millones de estrellas de nuestra galaxia. El sorprendente hallazgo se confirma esta semana en la revista . Asassn-15lh es la supernova más potente descubierta en la historia humana, destaca el autor principal, Subo Dong, profesor en el Instituto Kavli de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Pekín (China). Esta explosión sin precedentes se considera un ejemplo destacado de las denominadas supernovas superluminosas, una rara variedad de supernovas que aparecen tras morir algunas estrellas. En este caso se trata de una de las más cercanas jamás vista. Los científicos están francamente perdidos con respecto a qué tipo de estrellas y escenarios podrían ser responsables de estas supernovas tan extremas. Una de las hipótesis más aceptadas es que la enorme energía viene de magnetares, estrellas de neutrones altamente magnetizadas que giran muy rápido y se supone son los núcleos hipercomprimidos resultantes de estrellas masivas que han explotado. Sin embargo, Asassn-15lh es demasiado potente incluso para un magnetar. Los investigadores se preguntan cómo un objeto del que especulan que podría tener poco más de 17 kilómetros de ancho en su centro puede desencadenar una explosión más brillante que la Vía Láctea. Si realmente es un magnetar, es como si la naturaleza se llevara todo lo que sabemos sobre magnetares y pusiera un 11 en una escala del 1 al 10, plantea Krzysztof Stanek, también coautor, de la Universidad Estatal de Ohio. Supernovas como Asassn-15lh podrían surgir por la desaparición de estrellas increíblemente masivas que van más allá del nivel superior de masas que la mayoría de los astrónomos especularían que se pueden alcanzar. La respuesta honesta es que no sabemos cuál puede ser la fuente de energía, reconoce Dong. El fenómeno se observó por primera vez en junio de 2015 con los telescopios gemelos y lentes de 14 centímetros de diámetro situados en Cerro Tololo (Chile). Los dos pequeños telescopios barren el cielo para detectar objetos que aparecen de repente, como este, y que son intrínsecamente muy brillantes, aunque están demasiado lejos para los ojos humanos. El hallazgo se hizo en el marco del sondeo All Sky Automated Survey for SuperNovae (ASAS-SN), una colaboración internacional. De ahí el nombre de Asassn-15lh, que recuerda a la palabra en inglés. Dong y sus colegas procuraron no decir nada sobre su observación hasta recopilar más datos. Contaron con la colaboración de múltiples telescopios, mucho más grandes que los suyos y situados tanto en diversas partes de la Tierra como en el espacio. La campaña de observación continúa, y para aclarar donde se encuentra exactamente Asassn-15lh, a qué tipo pertenece y otros muchos de sus misterios, al equipo le han concedido este año un valioso tiempo de observación en el telescopio espacial Hubble.

RedacciónT21

RedacciónT21