Tendencias21

Oxidan el agua con ozono para limpiarlo de contaminantes que alteran el metabolismo

El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (México) ha desarrollado un proceso de oxidación que utiliza ozono para degradar contaminantes en agua que alteran la síntesis, el transporte, la acción o eliminación de hormonas naturales, responsables de mantener los procesos de autorregulación del metabolismo en los seres vivos y de reproducción. Estos compuestos representan un riesgo potencial para la salud humana asociado a problemas de los sistemas reproductores femenino y masculino, e incluso algunos de ellos son precursores de cáncer de mama y próstata. El equipo de investigación encabezado por el doctor Alberto López López ha llevado a cabo el procedimiento mediante reactores gas-líquido, en donde el agua con presencia de dichas sustancias llamadas Compuestos Disruptores del Sistema Endocrino (EDCs por sus siglas en inglés) se pasa por una corriente de gas con ozono, un gran oxidante. Y bajo ciertas condiciones de temperatura, pH, presión y dosificación de ozono los EDCs son degradados en más del 95 por ciento de su concentración inicial, superando así los procesos convencionales de tratamiento de aguas, que alcanzan el 50 por ciento de remoción. Los EDCs se encuentran en el agua superficial, suelo y aire. Existe una gran diversidad de ellos, básicamente disolventes, plaguicidas organoclorados, plastificantes y hormonas sintéticas y naturales. La tecnología puede integrarse en la última parte de un sistema de potabilización de agua. Además, los resultados sientan un precedente para poder regular la presencia de este tipo de compuestos a través de las normas de calidad del líquido y reducir los riesgos de salud pública. El proceso se desarrolló a nivel laboratorio y se validó a nivel piloto y en la actualidad se buscan instancias para transferir la tecnología. Además, se ha derivado una patente. En el trabajo colaboraron investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse (Francia) y la Universidad Politécnica de Valencia.

RedacciónT21

RedacciónT21