Tendencias21

Un cambio en la composición celular permite a los animales que hibernan reducir su temperatura

Científicos de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, en Austria, han descubierto cómo los mamíferos son capaces de realizar cambios significativos y rápidos en la composición lipídica de sus membranas celulares, destinados a prepararse para la hibernación. Los investigadores estudiaron en concreto la composición de ácidos grasos de las membranas celulares de marmotas silvestres, unas criaturas parecidas a las ardillas que suelen habitar regiones montañosas. Como las demás criaturas que practican la hibernación, las marmotas alpinas reducen su temperatura corporal hasta acercarse a la temperatura ambiente de su madriguera en invierno. Incluso cuando se interrumpe su hibernación, su temperatura permanece algunos grados por debajo de la normal en verano. Gracias al estudio, se ha descubierto que la cantidad de ácidos grasos poliinsaturados «n-6» (poseen un doble enlace final en la posición sexta) aumenta de manera drástica en las membranas antes de comenzar la hibernación, probablemente para preparar al organismo y en concreto al corazón para funcionar a temperaturas muy bajas. El equipo también ha descubierto que esta transición orgánica se produce con una rapidez extrema. Además, al comenzar la primavera, el proceso se invierte y los animales vuelven a su temperatura corporal normal. Hasta ahora, se pensaba que los mamíferos eran incapaces de alterar las proporciones de ácidos grasos esenciales de sus membranas celulares a no ser que realizaran cambios en su alimentación. El descubrimiento realizado reaviva el debate sobre esta cuestión, al mostrar que los cambios de la marmota no se pueden atribuir a una influencia dietética inmediata. El estudio sugiere que los animales poseerían distintas formas de transportar grupos concretos de ácidos grasos por su organismo, y que dado que la hibernación se produce bajo tierra y en condiciones de aislamiento de señales externas, estos cambios estarían regulados por un reloj endógeno que funcionaría en corcondancia con los ciclos anuales.

RedacciónT21

RedacciónT21