Tendencias21

Un estudio advierte del peligro que entrañan los antihistamínicos de primera generación

La primera generación de antihistamínicos H1 empleados en fármacos contra la alergia puede ser peligrosa para la salud humana, advierte un artículo publicado en la revista Allergy, y escrito por expertos de la GA2LEN (Red europea global de la alergia y el asma) y de la EAACI (Academia Europea de Alergología e Inmunología Clínica). Según los científicos, esta primera generación de antihistamínicos H1, que constituyen el tratamiento más común para afecciones como la rinitis alérgica y que se venden en farmacias sin receta médica, se asocia a gran cantidad de problemas sociales y sanitarios. En una comparación realizada entre los nuevos antihistamínicos H1 y los antiguos, se reveló que estos últimos pueden provocar un sinnúmero de problemas: patrones de sueño deficientes; menor rendimiento en el aprendizaje y el trabajo; accidentes automovilísticos, navieros y aéreos debidos a somnolencia; e incluso muerte por sobredosis accidental en niños y bebés, y suicidios en adolescentes y adultos. Más del 30% de la población europea y estadounidense consume o podría consumir estos antihistamínicos H1, por lo que el artículo advierte que no debería continuarse con su venta sin receta médica. Los antihistamínicos H1 se utilizan desde hace más de cincuenta años para tratar afecciones como la rinitis alérgica (inflamación de las membranas nasales), urticaria y dermatitis atópica (eccema) y se clasifican como de primera y segunda generación. La primera posee un mayor efecto sedativo que provoca somnolencia, un aspecto que se ha reducido considerablemente en la generación posterior.

RedacciónT21

RedacciónT21