Tendencias21

Un sistema mide la sordera sin necesidad de que intervenga el paciente

Un nuevo sistema impulsado por la Universidad Politécnica de Madrid permite obtener, con una sola prueba y sin la implicación del paciente, un mapa de la audición de la persona. Un primer prototipo funciona ya en el Hospital Montepríncipe de Madrid. El sistema, denominado AudioMC (Audiometría por Microfónicos Cocleares), se basa en las señales eléctricas producidas por las células especializadas. Para ello, los investigadores han analizado la respuesta de la cóclea (estructura situada en el oído interno y responsable del sentido de la audición en los mamíferos) a los estímulos externos. La cóclea transforma el sonido que recibe del exterior en impulsos eléctricos denominados microfónicos cocleares, que por su pequeña magnitud son difíciles de registrar. Estos impulsos eléctricos pueden detectarse con pequeños electrodos o transductores colocados cerca del conducto auditivo externo. AudioMC consiste, en esencia, en registrar la respuesta microfónico-coclear por medio de dos electrodos superficiales convencionales colocados detrás de los pabellones auditivos (mastoides) y un tercero en la frente. Nuestra técnica elimina totalmente las perturbaciones externas que pudieran enmascarar estas señales biológicas, explica el investigador del Centro de Biotecnología Biomédica (CTB) de la UPM José Javier Serrano. Uno de sus principales beneficios es que no requiere la colaboración del paciente, por lo que es muy útil en el caso de niños, personas con trastornos cognitivos, diagnóstico de animales o medicina forense. El método aporta datos totalmente fiables, como se ha demostrado en estudios en niños de corta edad y en pequeños mamíferos, a través de pruebas realizadas en diversos hospitales de Madrid. Además, por su facilidad de uso, puede ser utilizado por técnicos no especializados y, al eliminar las perturbaciones externas, se suprime la necesidad de contar con una cámara insonorizada para realizar las pruebas, lo que reduce los costes. El método también es útil para los médicos que deben emitir informes sobre la pérdida de audición debida a accidentes laborales o enfermedades profesionales, que determinarán el grado de incapacidad y pensión asociada.

RedacciónT21

RedacciónT21