Tendencias21
Incorporan un programa que identifica puertas y pomos a un robot

Incorporan un programa que identifica puertas y pomos a un robot

Los robots inteligentes que salen en las películas tienen poco que ver con la realidad. Sin embargo, es un hecho que la tendencia de la robótica actual es crear máquinas independientes en la medida de lo posible. En esta línea un grupo de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha proporcionado a un robot la capacidad de ver puertas e identificar los pomos, una aportación al reto de crear máquinas conscientes.

Incorporan un programa que identifica puertas y pomos a un robot

“El robot tiene que ser consciente de lo que está haciendo y, cada vez más, debería ser capaz de mejorar su comportamiento, de aprender”, destaca Basilio Sierra, responsable del Grupo de Robótica y Sistemas Autónomos de la Facultad de Informática de la UPV/EHU. Esta tendencia recibe el nombre de robótica cognitiva, y el grupo de Sierra trata de hacer aportaciones en esta dirección.

En la robótica autónoma, se tratan varias materias simultáneamente: “Por un lado, los sensores que utiliza un robot para percibir el mundo (cámaras, rayos láser, ultrasonidos, infrarrojos, etc.), y las interpretaciones que puede realizar con ellos. Por otro, se trabaja con el motor, ya que el robot es móvil, y junto a él, la capacidad de movimiento”. Para responder a estas necesidades tan diversas, Sierra dirige un grupo de investigación multidisciplinar, compuesto por informáticos, matemáticos expertos en estadística y algún ingeniero.

Pide que le abran la puerta

Entre otras cosas, recientemente han proporcionado a un robot la capacidad de ver puertas, y ahora trabajan para mejorar esa capacidad. Elena Lazkano, miembro del grupo, ha dado detalles sobre el robot, de nombre Tartalo: “El robot no tiene manos, pero cuando ve una puerta, se acerca suavemente hacia ella, da unos golpes y dice: ‘Atea ireki, mesedez’ —‘abra la puerta, por favor’, en euskera—. Y espera, a ver si alguien le abre”. Para que el robot pueda cumplir esta función, han integrado en él un programa identificador de puertas, lo cual acarrea varias dificultades: “Los pomos pueden tener formas muy diferentes. Por lo tanto, necesitas un sistema general, y no uno que identifique un pomo en concreto”. Según han podido comprobar, el sistema desarrollado es “bastante sólido”. De hecho, la Facultad de Informática ha sido recientemente reformada, pomos incluidos, y aun así las pruebas han resultado positivas.

Para desarrollar este y otros sistemas, trabajan en el laboratorio del que disponen en la facultad. Utilizan robots comerciales como base para, sobre éstos, programar o crear software y bibliotecas especiales, adaptándolas a sus objetivos. Es decir, no construyen una máquina, sino que compran una y la utilizan como base, añadiéndole dispositivos. “Al fin y al cabo, ¿qué es un robot? Es un grupo de motores, un grupo de sensores con ruedas, de manera que todo ello está conectado a uno o más ordenadores. Y, como somos informáticos, de esto es precisamente de lo que trata nuestro trabajo”, explica Lazkano.

El objetivo del grupo es claramente la investigación, más que la comercialización. Sin embargo, y como ejemplo, han desarrollado, junto al centro Tekniker, un proyecto con un fin más comercial, aunque ahora se encuentra estancado: la silla de ruedas NOA. En concreto, han optimizado el sistema para subir aceras de esta silla. Para que el sistema funcione eficientemente, la silla debe situarse en un ángulo perpendicular casi perfecto respecto a la acera. Por lo tanto, para facilitar dicha posición, el grupo de investigación ha añadido unos sensores a las ruedas. “La persona minusválida se acerca a la acera, y cuando quiere subir pulsa un botón. Estas sillas son eléctricas, y con los sensores que les colocamos suben la acera”, explica Sierra.

Robótica social

Las dos aplicaciones del grupo mencionadas son sólo dos ejemplos de la robótica social, tendencia que va cobrando fuerza. Según Sierra, la robótica servirá pronto para ayudar a las personas minusválidas y de la tercera edad, ya que, sobre todo en Europa, los investigadores están trabajando en ello: “El objetivo final sería comprar un robot, soltarlo en casa y que sea capaz de andar sólo. Que vea las habitaciones y sea consciente de cómo es la casa, que sea capaz de moverse por ella y de ayudar a hacer cosas”.

El Gobierno Vasco ha otorgado recientemente la categoría A al Grupo de Investigación de Robótica y Sistemas Autónomos. Esto les servirá para continuar abriendo camino en tareas como ésas. “Tenemos financiación para seis años, y por lo tanto, podemos desarrollar proyectos con mayor tranquilidad”, dice Sierra. Por ejemplo, uno de sus mayores proyectos se integra en ETORTEK, programa promocionado por SPRI, la Agencia Vasca para el Desarrollo. Se trata de un proyecto sobre transporte, llevado a cabo junto a la mayoría de centros de investigación y universidades de la CAV. Asimismo, están a la espera de recibir respuesta de Madrid y Bruselas (en este último caso han formado un consorcio junto a otros investigadores europeos), respecto a algunas peticiones que han realizado para desarrollar varios proyectos. A todo ello hay que añadir la interacción con el exterior. Precisamente, el grupo es miembro de las dos redes de investigación sobre robótica que existen en Europa: EUROP y EURON.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • La IA podría estar atrofiando poco a poco nuestros cerebros, según un nuevo estudio 16 febrero, 2024
    De la misma forma que el GPS de los smartphones ha dañado nuestro sentido de la cognición espacial y la memoria, según sugieren algunos estudios, la Inteligencia Artificial (IA) también podría afectar progresivamente nuestra capacidad para tomar decisiones de forma independiente, de acuerdo a una nueva investigación. La hipótesis plantea que los chatbots de IA […]
    Pablo Javier Piacente
  • El Metaverso surgió de la imaginación y se hizo real gracias al progreso tecnológico 16 febrero, 2024
    El Metaverso inició su recorrido en la ciencia ficción y se hizo real inspirado en novelas como “Snow Crash" de Neal Stephenson y apoyado en tecnologías que han posibilitado universos paralelos para la experiencia humana. La novela "Ready Player One" de Ernest Cline y su adaptación cinematográfica dirigida por Steven Spielberg, han desempeñado un papel […]
    Carlos Peña González (*)
  • Revelan el origen de la falla geológica de Seattle, una de las más peligrosas del mundo 15 febrero, 2024
    Los datos magnéticos sugieren que la falla de Seattle, en Estados Unidos, se formó hace 55 millones de años, cuando la mitad sur de una cadena de islas volcánicas en subducción se amontonó sobre el continente y se separó de otra parte de la estructura, "desgarrando" el borde de América del Norte.
    Pablo Javier Piacente
  • Gigantescos "huevos espaciales" podrían ayudarnos a descubrir civilizaciones extraterrestres 15 febrero, 2024
    Un elipsoide SETI es un enfoque geométrico que identifica una región del espacio con forma de huevo, dentro de la cual cualquier civilización inteligente habría logrado observar un evento astronómico significativo, como por ejemplo una supernova, basándose en el tiempo que tarda la luz en viajar a través del espacio. Ahora, un nuevo análisis muestra […]
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Qué pasaría si viajáramos a la velocidad de la luz? 15 febrero, 2024
    La física dice que es imposible, pero soñamos con la posibilidad de viajar a la velocidad de la luz. En ese supuesto, el tiempo se dilataría y se alteraría nuestro campo de visión, pero la fuerza de la aceleración nos destruiría. Sin ayuda alguna, no podemos ir a más de 45 kilómetros por hora.
    Redacción T21
  • Nuevo hito en la tecnología cuántica 15 febrero, 2024
    Investigadores alemanes han logrado un avance en la tecnología cuántica al visualizar las posiciones tridimensionales de átomos individuales en un cristal de diamante. Este logro allana el camino para la visualización de moléculas individuales con una precisión atómica, lo que podría revolucionar la investigación y el diseño de materiales y fármacos. Con un poco de […]
    ST/T21
  • Una extraña y antigua megaestructura acecha bajo el mar Báltico 14 febrero, 2024
    En la bahía alemana de Mecklenburg, a 21 metros de profundidad, los científicos han encontrado una antigua megaestructura que data de la Edad de Piedra, concretamente de hace más de 10.000 años. La estructura, que abarca una longitud de casi un kilómetro y está compuesta por piedras de distintos tamaños, desafía toda explicación natural: los […]
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan por primera vez materia oscura en un cúmulo galáctico 14 febrero, 2024
    La materia oscura identificada, detectada indirectamente en un cúmulo conformado por miles de galaxias, podría ayudar a los científicos a comprobar la existencia de una estructura a gran escala que se extiende por todo el Universo: de esta forma, un "andamiaje" de materia oscura atravesaría todo el cosmos y sería el sostén de innumerables galaxias, […]
    Pablo Javier Piacente
  • El primer implante cerebral de Neuralink en un humano está rodeado de misterio 14 febrero, 2024
    Existen dudas sobre si el primer implante cerebral a un humano, anunciado por Elon Musk el 29 de enero, se ha producido realmente, ya que todo está rodeado de falta de transparencia, ausencia de certificación científica, escasos detalles sobre su tecnología, sus métodos y sus resultados.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21