Tendencias21

La forma de reaccionar ante nuestros errores depende también del cerebro

La forma de reaccionar ante nuestros propios errores depende, por una parte, de nuestra forma de pensar, de si creemos o no que seguir intentándolo merecerá la pena. Pero, además, según un estudio realizado por investigadores de la Michigan State University de Estados Unidos, el cerebro de las personas que cree que puede aprender de sus errores reacciona de manera distinta cuando éstas cometen un fallo, que el cerebro de las personas que creen que su capacidad mental es estática. A nivel psicológico, existe una gran diferencia entre los individuos que creen que la inteligencia es maleable y aquéllos que piensan que la inteligencia es fija, en la manera de reaccionar ante sus errores. Las personas que creen que la inteligencia puede mejorarse tienen pensamientos del tipo: si cometo un error, trataré de aprender de él. Por el contrario, la gente que piensa que no puede volverse más inteligente no aprovecha la oportunidad de aprender de sus propios fallos. Esto puede convertirse en un problema escolar, porque cualquier estudiante que crea que no puede aprender de sus propios errores se desmotivarán más a fácilmente. Para llevar a cabo su investigación, los científicos encomendaron a los participantes una tarea en la que era fácil equivocarse: identificar la letra situada en medio de series de cinco letras. Mientras llevaban a cabo esta prueba, los participantes se colocaron un casco en la cabeza, con el que se registró la actividad eléctrica de sus cerebros. De esta forma, se comprobó que no sólo el modo de pensar sino también los cerebros de ambos tipos de personas funcionaban de manera distinta: los cerebros de aquellos individuos que pensaban que podían aprender de sus errores estaban más preparados para prestar atención a los fallos, señalan los investigadores.

RedacciónT21

RedacciónT21