Tendencias21

La hormona oxitocina también regula las relaciones de pareja en primates no humanos

Los monos implicados en relaciones de pareja duraderas presentan altos niveles de oxitocina, una hormona clave para las relaciones de pareja también en humanos, revela un estudio realizado en la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos. Los investigadores midieron la oxitocina presente en la orina de 14 parejas de monos tamarino, constatando en ella una amplia gama de niveles de dicha hormona. Asimismo, los científicos descubrieron que el nivel de oxitocina de cada macho y de cada hembra era similar a los niveles de sus respectivas parejas. En el caso de aquellas parejas de monos que presentaron niveles más altos de oxitocina en la orina, éstas se hacían más carantoñas, se aseaban más entre ellos y mantenían más relaciones sexuales. Por el contrario, las parejas con bajos niveles de oxitocina en la orina dedicaban menos tiempo a este tipo de actividades. Los resultados obtenidos revelan que en primates no humanos se dan situaciones de pareja similares a las de nuestra propia especie, en la que la oxitocina juega también un papel fundamental para la regulación de las relaciones: estos monos deben mantenerse unidos para criar a su descendencia y la oxitocina es en ellos un mecanismo de conexión que funciona de manera similar a como lo hace en nuestra especie.

RedacciónT21

RedacciónT21