Tendencias21

La sensibilidad al estrés favorece el desarrollo de la demencia en personas mayores

Un estudio realizado en Suecia señala que las personas que no se estresan fácilmente tendrían menos tendencia a desarrollar demencia, una enfermedad que conlleva la pérdida progresiva de las funciones cognitivas, como consecuencia de daños o desórdenes cerebrales más allá de los atribuibles al envejecimiento normal. La investigación fue realizada con 506 personas mayores que no sufrían demencia la primera vez que se las examinó. El grupo contestó a cuestionarios sobre las características de su personalidad y de su estilo de vida (en este caso, para conocer qué tipos de actividades realizaban o cómo eran sus redes sociales). Las preguntas personales permitieron identificar los diversos grados de neurosis de cada participante, puesto que a mayor neurosis mayor facilidad se tiene para estresarse y angustiarse. Estas cuestiones también midieron la extraversión o la facilidad para abrirse a otras personas. Pasados seis años, el análisis de los participantes (144 de los cuales había desarrollado la enfermedad) demostró que las personas no activas socialmente pero calmadas y relajadas tenían un 50% menos de posibilidades de desarrollar demencia, en comparación con las personas aisladas y fácilmente alterables. El riesgo de demencia también fue un 50% más bajo en aquellas personas tranquilas y sociables, en comparación con las personas sociables y más sensibles al estrés.

RedacciónT21

RedacciónT21