Tendencias21

La tendencia a moverse siguiendo el ritmo de la música es innata, señala un estudio

Investigadores de la Universidad de York, en el Reino Unido, han descubierto que los niños responden de manera espontánea al ritmo y al tiempo de la música, y que encuentran ésta más atractiva que el habla. Este descubrimiento fue realizado a raíz de un estudio con niños de entre cinco meses y dos años de edad, y sugiere que los bebés nacen con la tendencia a moverse rítmicamente como respuesta a los estímulos musicales. Otra constatación de la investigación fue que cuanto más capaces eran los niños de sincronizar sus movimientos con el ritmo de la música, más sonreían. Otros aspectos de la música, como la melodía, no llamaron tanto su atención. Aún queda por comprender por qué los humanos hemos desarrollado esta predisposición particular, señalan los investigadores. Una de las posibilidades apuntadas por ellos es que dicha predisposición exista por alguna otra función relacionada con el procesamiento de la música.

RedacciónT21

RedacciónT21