Tendencias21

La vacuna de la viruela viajó a América en los cuerpos de 22 niños huérfanos

En mayo de 1980 se dio por erradicada la viruela, pero la historia empezó mucho antes, hace ahora 210 años, cuando el médico alicantino Francisco Javier Balmis ideó un sistema para que la vacuna llegara de España a América y convenció a Carlos IV para que lo financiara. A falta de herramientas de refrigeración, 22 niños huérfanos transportaron en su propio cuerpo el virus, que se les iba inoculando de forma escalonada para mantenerlo vivo. Para José Vicente Tuells, investigador de la Universidad de Alicante y experto en la biografía de Balmis, fueron tres las circunstancias que favorecieron el desarrollo de la expedición: existía una vacuna para combatirla; la Corona estaba sensibilizada por haberla padecido varios miembros de la familia real; y las colonias reclamaban una acción del Gobierno para mitigar las epidemias que las asolaban. Desde luego, el método era original, aunque muy delicado. Hasta la iniciativa de Balmis se utilizaba el pus fresco o remitido a distancia entre dos cristales, como hacían los ingleses, pero cuando el producto llegaba a América los virus eran inviables y, por tanto, infectivos. De hecho, después de ocho años de negativa, los expertos británicos tuvieron que abdicar y reconocer el valor del método español. Sin embargo, su experimento sería impensable hoy en día. Tuells señala: Utilizó niños que no habían padecido viruela en vez de adultos para no interferir en el proceso inmunitario. Desde luego, el experimento no habría sido aprobado hoy por un comité de ética.

RedacciónT21

RedacciónT21