Tendencias21

El monje y la psicoanalista

El monje y la psicoanalista

Título: El monje y la psicoanalista
Autora. Marie Balmary
Edita: Fragmenta Editorial. Barcelona. Primera edición, febrero 2011
Colección: Fragmentos
Género: Novela
Traducción: Julia Argemí Munar
Número de páginas: 184 págs.
Encuadernación: Tapas blandas
ISBN: 978-84-92416-37-0
PVP: 17,00 euros

A través de una ficción dialogada —un auténtico diálogo filosófico—, la psicoanalista Marie Balmary recrea su encuentro y amistad con el monje Marc-François, hermano de Jacques Lacan. En este intercambio, Balmary explora las relaciones entre religión y psicoanálisis buscando no tanto lo que cura, sino lo que salva. Una conversación donde un dios que pide sacrificios se confronta a un dios de la palabra que apela al ser humano a expresar un yo profundo. Un coloquio que oscila entre el agnosticismo y la creencia, entre el judaísmo y el cristianismo, entre la experiencia interreligiosa y el mantenimiento de las identidades. En El monje y la psicoanalista la autora recurre al género narrativo para ofrecer un resumen de toda su obra.

“Como en un cuento, me encontré ante dos personajes, dos hermanos, que me habían sorprendido al acogerme de manera tan distinta. El primero me pidió dinero cuando yo pensaba que no tenía ningún derecho a hacerlo. El otro me había ofrecido tomar algo en un momento en que no podía imaginar que lo haría. Mis previsiones fueron falsas en ambos casos: uno quería disfrutar de algo de lo que me privaba; el otro me concedía el disfrute de algo de lo que él mismo se privaba.

El psicoanalista me había recibido como un maestro recibe generosamente a una estudiante que no tiene acceso a la universidad. Pero ahí donde me había permitido matricularme, no había sitio para mí, salvo que él ocupara el lugar de mi propio pensamiento: esto es, si renunciaba a mi propia investigación. Sin embargo, aunque fue un encuentro desencaminado y sin salida, me animó.

El religioso, en cambio, me acogió como un investigador acoge a otro investigador, para compartir ambos, simplemente, sus tanteos, sus descubrimientos. Me abrió la puerta como un viajero que se ha instalado tan solo por un cierto tiempo y acoge a otro viajero, preocupándose por su bienestar, sin imponerle la disciplina de su camino ni las visiones de su propio viaje.”

Las páginas de El monje y la psicoanalista “presentan unos personajes muy distintos de nosotros (ella es judía, yo no), que no dicen lo que nosotros dijimos. Y, sin embargo, espero que el lector encuentre en ellas los desafíos, los temas de fondo, los efectos de aquellos encuentros. ¿Acaso la parábola no es el origen etimológico de la palabra?”.

“En el fondo, si he escogido la forma del diálogo, añade la autora, no es para repetir simplemente lo que vivimos, sino para situarme, incluso con la imaginación, en el ámbito de la palabra que circula entre los que se escuchan. He aprendido, tanto del psicoanálisis como de la lectura bíblica, que este tipo de palabra puede llegar a donde no puede hacerlo una reflexión solitaria, incluso en sí misma. Cruzamos con el otro la puerta que a menudo no vemos. Es una puerta demasiado estrecha para que la cruce uno solo; en cambio, dos la cruzarán fácilmente. Esta «palabra entre» no crea solo nuevos pensamientos, sino que inventa lugares de encuentro. Lugar de encuentro era la expresión que utilizaban los marineros para identificar el puerto en el que, en caso de dispersión de la flota, se reencontrarían”.

Datos de la autora

Marie Balmary ejerce el psicoanálisis en París. Al terminar la carrera de psicología, en los años setenta, presenta una tesis sobre los fundamentos del psicoanálisis en la que defiende una relectura del mito de Edipo. Rechazada por la Sorbona, Balmary la publica como libro (L’homme aux statues. Freud et la faute cachée du père, 1979). Posteriormente, se orienta hacia los relatos fundadores de nuestras civilizaciones, esencialmente la Biblia. Expone estas investigaciones en tres obras: Le sacrifice interdit. Freud et la Bible (1986), La divine origine. Dieu n’a pas créé l’homme (1993; versión catalana en Fragmenta: 2008), y Abel ou la traversée de l’Eden (1999).

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario