Tendencias21

El saldo del espíritu

El saldo del espíritu

Ficha Técnica
 
Título: El saldo del espíritu
Autor: Antonio Valdecantos
Edita:
Herder Editorial . Barcelona. Mayo de 2014
Colección: Pensamiento Herder
Encuadernación: Rústica con solapas
Número de páginas: 264 págs.
ISBN: ISBN 978-84-254-3343-6
PVP: 16,90 €
 
 

Antonio Valdecantos sostiene en El saldo del espíritu que las universidades europeas han proporcionado en los últimos años un magnífico laboratorio para la privatización integral de la vida en que parece desembocar la primera crisis del capitalismo del siglo XXI. Una enseñanza y una investigación fundadas en la movilidad, la flexibilidad, la innovación y el dinamismo —sin olvidar la pleitesía rendida a los llamados valores— han proporcionado el modelo para la parte amable de la ideología futura, mientras que, por lo que toca a la menos grata, el modelo de la universidad como una empresa competitiva e integrada en el mercado se ha convertido en la esencia de la educación superior.
 
“Este libro, dice el autor en el prólogo,  trata de pensar desde cierto ángulo un tanto desubicado –aunque, eso sí, muy hospitalario para la ira- las relaciones entre la fase presente de la historia del capitalismo y lo que en esta época se espera de las humanidades, del pensamiento, de la cultura y de los llamados valores. Puede que del capitalismo solo quepan definiciones ostensivas, y en ese caso cabría proponer una que lo mostrara como aquello que entra en crisis cada vez que se emplea con sentido la expresión “crisis del capitalismo”, o incluso cuando la sola palabra “crisis” se pronuncia de manera enfática. El contexto del surgimiento del libro corresponde a los años previos a 2008 y a la implacable ofensiva de mercantilización y tecnocratización a la que parecieron sucumbir (todavía está por ver si definitivamente) las universidades  públicas europeas en ese periodo. Algunos lectores (quizás ya no muchos) recordarán el célebre “plan Bolonia”, a estas alturas olvidado, pero no por su fracaso ostentoso, sino por su tétrico triunfo, logrado por vías distintas de las proyectadas; y habrá quienes recuerden como, casi de la noche a la mañana, se impuso la idea de que las universidades públicas europeas –y, de modo más urgente, las facultades de letras y de ciencias humanas o sociales- debían convertirse en otra cosa totalmente distinta de lo  hasta entonces conocido, o, dicho de manera más exacta, la idea de que esa conversión se había iniciado ya era irreversible y lo único que cabía hacer con ella, si uno quería sobrevivir, era acelerarla en pugnaz competencia con las demás universidades y, en rigor, con las demás disciplinas, con todos los colegas y, sobre todo, consigo mismo. Fueron años sórdidos en los que el profesorado universitario aprendió toda una neolengua orweliana, ininteligible para cualquier persona docta, y se ejercitó en el arte de la más violenta servidumbre voluntaria.  Hasta entonces el docente era un ser que vivía más o menos a su aire ( no siempre muy interesado en sus tareas, todo sea dicho), un profesional mal pagado, pero al que leyes y costumbres que de pronto se manifestaban anacrónicas habían tratado como alguien independiente, e incluso soberano en su ámbito de acción.  Resultaba  claro que el limbo había llegado a su fin: el profesor pasaba a ser, con todo regocijo, el empleado de una empresa dinámica y competitiva, sólidamente instalada en la realidad y en la actualidad y entregada a la innovación constante y a la atención personalizada del cliente. Ideología todo ello, y ficción pueril, sin duda, pero con la avasalladora fuerza de la falsa conciencia y de los caprichos perversos.» (Extracto del prólogo)

Por todo ello, y según este libro, el culto que se tributa a conceptos tales como valores, cultura, humanismo o ciudadanía gozan en el debate público de un prestigio a veces casi sagrado. Estos términos proporcionan al menos la mitad de los materiales que el capitalismo futuro necesitará para su expansión. La otra mitad presentará un aspecto torvamente disciplinario, pero habrá de completarse con toda una ideología cultural del desafío, la experiencia y la transgresión, y con una retórica moral tan edificante como autosatisfecha.

El libro entra de lleno, pues, en los debates contemporáneos sobre el papel de las humanidades y el pensamiento sin alinearse con ninguna de las posiciones habituales. El autor afirma que la noción misma de cultura, tal como ha cristalizado en nuestros días, entorpece la comprensión del presente y el pasado, y que la tarea de las artes, de las ciencias humanas y del pensamiento habría de repensarse precisamente a partir de la eliminación de ese obstáculo.
 

Índice
 
Prólogo
 
El saldo de la ficción
1.  Sobre la relación de los intelectuales con el desastre
2.  Extramundanos, integrados y académicos
3.  Antecámaras regias, pistas de tenis y salas de redacción
4. El ciudadano, el colegial y el cliente
5. La quiebra de un sistema de ficciones
 
La ideología humanista
1. La función social de las humanidades
2. Proyectos, emociones y valores
3. El supremo valor del diálogo
4. Las peripecias de la aventura humana
 
El imperio de los valores
1. El origen deportivo del valor
2. Altruistas y caníbales
3. El solecismo atmosférico
4. El arte de vender valores
5. Un largo etcétera
6. La hormiga pródiga
7. Juicios de celebración y juicios de maldición
8. El irrenunciable valor de la pluralidad
9. El valor como objeto suntuario
10. El libre mercado de la moral
11. El dominio imperial del tiempo
 
Universidad, tecnocracia y mercado
1. Homero, Justiniano, el Talmud y el ornitorrinco
2. La universidad como ambigüedad
3. El arte de la aceleración
4. Jardines de adolescencia
5. El supermercado universitario
6. La aristocracia estabulada
7. La astucia del retraso
 
Diez cartas sobre valores, cultura y capitalismo
1. Saberes para estar al día
2. El gerente humanista
3. Máquinas de producir vivencias
4. Las ciencias humanas como rama de la medicina forense
5. Cinco tesis sobre la ideología del humanismo
6.  Cultura y biopolítica
7.  Intromisión en el debate de las “dos culturas”
8.  Vituperio de la movilidad
9.  El crupier y el capataz
10. La educación del príncipe fingido
 

Datos del autor

El saldo del espíritu

 
Antonio Valdecantos (Madrid, 1964) es catedrático de Filosofía en la Universidad Carlos III de Madrid. Se doctoró en 1994 con una tesis sobre El mito del contexto y se habilitó en 2007 con una investigación sobre Moral y política de la vergüenza. Ha publicado, entre otras obras, Apología del arrepentido (2006), La moral como anomalía (2007), La fábrica del bien (2008) y La clac y el apuntador (2011). En los últimos años ha ejercido una crítica constante, y a menudo pugnaz, de los procesos de tecnocratización y mercantilización de la universidad y del conocimiento.

Hacer un comentario