Tendencias21

Los meteoritos más antiguos contribuyeron al desarrollo de la vida en la Tierra

Hace cuatro mil millones de años los intensos bombardeos de meteoritos que afectaron a Marte y a la Tierra hicieron que estos planetas fueran más apropiados para el desarrollo de la vida porque modificaron sus atmósferas. Cuando un meteorito penetra en la atmósfera de un planeta, el calor extremo hace que algunos de los minerales y de la materia orgánica de su corteza más externa sean liberados como agua y dióxido de carbono, antes de romperse y golpear de nuevo el suelo. Los investigadores sugieren que el reparto de esta agua podría haber ocasionado que tanto la atmósfera de Marte como la de la Tierra fueran más húmedas. La liberación del dióxido de carbono, por su parte, podría haber servido para atrapar más luz solar, haciendo que ambos planetas se calentaran lo suficiente como para mantener sus océanos en estado líquido. A estas conclusiones han llegado científicos del Imperial College de Londres tras analizar, con una tecnología denominada pirolisis-FTIR, lo restos de contenidos orgánicos y minerales de quince fragmentos de meteoritos antiguos que se estrellaron en distintas partes del mundo.

RedacciónT21

RedacciónT21