Tendencias21

Bienes comunes

Un Manifiesto

Bienes comunes

Ficha Técnica
 
Título: Bienes Comunes
Autor: Ugo Mattei
Edita:
Editorial Trotta. Madrid, 2013
Traducción: Gerardo Pisarello
Colección: Estructuras y Procesos.
Materia: Derecho
Número de páginas: 128 págs.
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-9879-464-9
PVP: 15,00 €
 
 
En una época regida por la mercantilización de múltiples esferas de la vida, los bienes comunes aparecen como una alternativa tanto a la propiedad privada capitalista como a la propiedad estatal tradicional. A lo largo de estas páginas, se rastrea su dimensión histórica y su irrupción en diferentes luchas y reivindicaciones que han tenido lugar en los últimos años: en defensa del agua, del territorio, de la neutralidad de Internet, contra la precarización laboral o la privatización del conocimiento.
 
Escrito en el ágil estilo del manifiesto, este libro teoriza los bienes comunes no solo en términos jurídicos, sino como una práctica política, cultural y ecológica. Como una reconquista, en otras palabras, de espacios públicos democráticos, fundados sobre la calidad de las relaciones y no sobre la cantidad de lo acumulado.
“Cuando el Estado privatiza ferrocarriles, una línea aérea o sanidad; cuando intenta privatizar el servicio de agua potable o la universidad, está expropiando a la comunidad –a cada uno de sus miembros pro quota.- de sus bienes comunes, de su propiedad común”. Así introduce Ugo Mattei esta obra  Manifiesto que tiene por título Bienes Comunes.
 
“Consentir al gobierno de turno la venta libre de bienes de todos, de bienes comunes, para hacer frente a sus contingentes necesidades de política económica, es desde el punto de vista constitucional una irresponsabilidad. […] El gobierno “debe desempeñarse como un administrador fiduciario, que actúa sobre la base de un mandato, o en el mejor de los casos, de una propiedad fiduciaria, y no como si fuera un propietario libre de abusar de los bienes que se le han encomendado, alienándolos o privatizándolos de forma indiscriminada. Una vez que se alienan o destruyen, de hecho, los bienes comunes dejan de existir y no pueden reproducirse o recuperarse fácilmente. […] Todo esto explica por qué es importante otorgar a la cuestión de los bienes comunes rango constitucional. Porque es en las constituciones, de hecho,  donde los sistemas políticos establecen cuáles son las opciones  de largo plazo a las que se pretende sustraer a la arbitrariedad del gobierno de turno.
 
En la gran mayoría de Estados, los gobiernos –capilarmente controlados por intereses financieros globales- dilapidan sin control los bienes comunes. Y al hacerlo, apelan con toda naturalidad y con gran apoyo político, a la necesidad autorreproductiva de pagar las deudas de juego. Esta lógica perversa naturaliza un estado de cosas que en realidad es fruto de continuas y conscientes elecciones políticas camufladas de necesidad. Es hora de desenmascararlas. Solo así, los pueblos soberanos, si no es ya demasiado tarde, podrán retomar el control de los medios que les permitan gozar de una vida libre y digna.
 
La conciencia de los bienes comunes y de su continua expropiación es el producto de durísimas batallas que,  en su defensa, están teniendo lugar en todo el mundo. Estas batallas son a menudo sangrientas y con frecuencia acaban en derrotas. Pero siempre tienen un sentido emancipador. No es inusual, de hecho, que en el marco de la gran confusión de papeles y de planos que caracteriza la actual fase del antropoceno, los verdaderos enemigos de los bienes comunes sean los mismos Estados que debían actuar como fieles guardianes y mayordomos.
 
Gracias a las muchas batallas en curso –por el agua, por la universidad pública, por la alimentación, en contra de las grandes obras que destruyen el territorio-, ha emergido una fuerte conciencia política de la expropiación o del saqueo de los bienes comunes. Sin embargo, esta conciencia aparece a menudo desvinculada de la elaboración  técnico-jurídica de nuevos instrumentos capaces de producir un nuevo sentido común y de señalar un rumbo de acción. Este Manifiesto, escrito desde la convicción de que el derecho solo puede ser derecho vivo en la medida en que venga acompañado de luchas concretas contra la injusticia, pretende ser una pequeña contribución a la creación de este vínculo. Y se presenta, en consecuencia, como un instrumento de lucha contra la “realidad” binaria –la oposición Estado/mercado- naturalizada de manera artificiosa por la retórica dominante.
 
Nuestra tesis, dice Mattei,  es que la categoría de los bienes comunes está llamada a desempeñar esta nueva función constitucional –indispensable en tiempos de globalización económica- de tutela de lo público tanto frente al poder privado como frente al Estado. […] es menester tomar conciencia de la dramática necesidad de reconstruir nuestras instituciones en coherencia con la necesidad de conservar y promover los bienes comunes. Para eso hace falta mostrar, ante todo, la profunda revolución cultural que dicha tarea exige.” (Extracto de la Introducción)
 
Índice
 
Introducción
 
1.     Las transformaciones globales en curso. El nuevo Medievo
2.     Los bienes comunes como freno a la modernidad y a los enclosures
3.     Entre el ser y el tener. Fenomenología de lo común
4.     La conciencia de lo común. Cultura crítica y propaganda
5.     El partido, el movimiento y el gobierno democrático de lo común. La aventura del agua
6.     Lo común y lo inmaterial: los atunes y la Red
Conclusiones. O un futuro en común o ningún futuro

Referencias bibliográficas
 

Bienes comunes

Datos del autor
 
Ugo Mattei es profesor de Derecho Civil en la Universidad de Turín y de Derecho Comparado e Internacional en la Universidad de California. Fue vicepresidente de la Comisión Rodotà para la Reforma de los Bienes Públicos y tuvo una participación activa en el referéndum a favor del agua como bien común, realizado en Italia en 2011. También es editorialista del diario Il manifesto. Entre sus publicaciones recientes figuran: Invertire la rottaIdee per una riforma della proprietà pubblica (en colaboración con E. Reviglio y S. Rodotà) (2007); Il saccheggio. Regime di legalità e trasformazioni globali (en colaboración con L. Nader) (2010); La legge del più forte (2010); L’acqua e i beni comuni raccontati alle ragazze e ai ragazzi (2011).

Hacer un comentario