Tendencias21

Sobre el cuerpo

Apuntes para una filosofía de la fragilidad

Ficha Técnica

Título: “Sobre el Cuerpo
Autor: André Comte-Sponville
Edita: Paidós. Madrid, febrero de 2010

“¡Extraña e incómoda situación la de releer por primera vez, y prologar, en las cercanías de la vejez, el libro del joven que uno fue y que ya no es!”. Con esta frase inicia el autor el prólogo a este libro, el cual nos sumerge en la mirada del joven filósofo que fue y nos descubre su manera de pasearse por el pensamiento de los clásicos y los contemporáneos. La obra recoge sus inicios en lo que hoy se presenta como los primeros pasos que le ayudaron a descubrir lo que pensaba y cómo lo pensaba.

Esta colección de aforismo, como define el autor a esta creación, fue escrita entre 1978 y 1980 cuando André Comte-Sponville estaba entre los 26 y los 28 años. En ese tiempo en el que el autor no se sentía capaz de emprender un trabajo continuo, es atraído por la práctica de un género del cual ya gozaba como lector. “Como lector, dice, me gustaban, sobre todo, los textos discontinuos (Nietzsche, desde luego, pero también y, sobre todo, los fragmentos conservados de Epicuro, los “Pensamientos” de Pascal, e incluso, a su manera geométrica, la Ética de Spinoza)”.

La maduración del pensamiento de Comte-Sponville busca inspiración a través de las obras fundamentales, que son casi inevitablemente los textos más antiguos, dejando a los lados del camino las creaciones más en boga. “No sentía ninguna atracción por la novedad, que pasa tan rápido, ni mucho menos por las pretendidas vanguardias”(…) “Una sabiduría para nuestra época, eso era lo que yo buscaba, y una sabiduría que debía incluir evidentemente una moral”.

Perteneciente a una generación de post guerra, el autor trata de construirse un espacio en medio de las grandes polarizaciones que afectan al mundo y teniendo cercanas las cruciales experiencias humanas que las poblaciones sufrieron mientras duró el conflicto y tras el mismo. Todas esas circunstancias le llevan a concluir “que no todo es falso, que no todo está permitido y, en definitiva, que no todo vale, y que hay ideas que, en efecto, merecen que se viva –y a veces se muera- por ellas” (…) “Por tanto, ni dogmatismo ni sofística. Ni idealismo ni nihilismo. Estos dobles rechazos trazaban como una línea de cresta, todavía indistinta, sobre la que habría que intentar avanzar”.

“Yo quería más bien reconstruir, y encontrar, si estaba a mi alcance, razones para vivir y para luchar” (…) «Y a ello me entregué, dice más adelante. Había que refutar la sofística (“todo es falso”) y el nihilismo (“todo está permitido”), sin recaer en la religión, el idealismo o el dogmatismo, aunque fuera marxista. A esta línea de cresta es a lo que llamaba “materialismo ascendente”.

Datos del autor

André Comte-Sponville (París, 1952) es uno de los filósofos franceses contemporáneos más brillantes y apreciados, no sólo en su país, sino también por los lectores de habla hispana. Su pensamiento se entronca con las corrientes materialista, racionalista y humanista. Antiguo alumno de la Escuela Normal Superior de París fue durante mucho tiempo profesor y conferenciante en al Universidad París I (Panteón-Sorbona). En 1998 deja su actividad universitaria para dedicarse exclusivamente a la escritura y a otras conferencias y seminarios ajenos a la universidad. Sus filósofos de influencia son Epicuro, los estoicistas, Montaigne y Spinoza. Entre los contemporáneos, está próximo sobre todo a Claude Lévi-Strauss, Marcel Conche y Clément Rosset.

Sus obras

“La felicidad desesperadamente”; “El amor, la soledad”; “Invitación a la filosofía”; “Diccionario filosófico”; “El capitalismo, ¿Es moral?”; “Pequeño tratado de las grandes virtudes”; “Impromptus”; “El alma del ateismo”; “La vida humana”( con Sylvie Thybert; “La feliz desesperanza” y “Lucrecio, la miel y la absenta” «.

Alicia Montesdeoca

Hacer un comentario