Tendencias21

Los médicos se lavan peor las manos si están solos

Un estudio del Santa Clara Valley Medical Center de San José, California (EEUU) ha revelado que, cuando saben que alguien los está observando, los médicos son el doble de propensos a cumplir con las pautas de higiene de manos que les impone su profesión. Todo ello es debido al “efecto Hawthorne”, tan escaso en otros contextos, como el de las rebajas.

Los médicos se lavan peor las manos si están solos

Pocas cosas hay más embelesadoras que ver a un médico lavarse las manos. No sé dónde aprenden a hacerlo, pero qué bien se limpian; también los antebrazos.

Todos los niños hemos intentado imitar a los médicos en eso, en parte por contentar a las madres (y padres corresponsables), en parte por parecernos a ellos, que en eso consiste la infancia, en aprender imitando.

Por eso resulta tan triste la siguiente noticia: resulta que los médicos se lavan peor las manos si están solos; que, cuando saben que alguien los está observando, son el doble de propensos a cumplir con las pautas de higiene de manos que les impone su profesión. Esto es lo que ha revelado un estudio del Santa Clara Valley Medical Center de San José, California (EEUU).

En él, cinco enfermeras de prevención de infecciones (conocidas por el personal médico del centro) y 15 voluntarios del hospital (desconocidos para los médicos del centro) recogieron un total de 4.640 observaciones entre julio de 2015 y diciembre de 2015. Así que, a veces, los médicos sabían que los observaban mientras se lavaban las manos y otras veces eran observados sin que se dieran cuenta.

La culpa es de Hawthorne

De este modo se descubrió la verdad: cuando los proveedores de cuidados sanitarios estudiados sabían que alguien los estaba mirando, cuidaban doblemente su higiene de manos.

A esta propensión subyace un efecto denominado “efecto Hawthorne”; una forma de reactividad psicológica por la que los sujetos de un experimento muestran una modificación en algún aspecto de su conducta, como consecuencia del hecho de saber que están siendo estudiados.

La verdad es que este efecto podría utilizarse para minimizar lo vergonzante de la entrada a los centros comerciales en la inauguración de las rebajas. Quizá si la gente supiera que está siendo observada, entraría disimulando su ansiedad y sin pisar a otros.

Volviendo al estudio, no sabemos si sus resultados serán extrapolables a nuestro ámbito nacional, pero la duda ya está sembrada y con ella perdemos un poco más de nuestra inocencia infantil. Igual los médicos además tienen una letra legible cuando no escriben recetas.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario