Tendencias21
17.000 ordenadores para predecir el clima

17.000 ordenadores para predecir el clima

Un proyecto de distribución informática ha puesto a trabajar a 17.000 ordenadores de personas anónimas para intentar predecir cómo será el clima de nuestro planeta en los próximos años. Persiguen la evolución de 10 parámetros básicos desde 1950 para hacer proyecciones hasta 2050. Por Raúl Morales.

17.000 ordenadores para predecir el clima

El cambio climático es tan indiscutible como preocupante. La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de Johanesburgo sólo ha ratificado esa profunda preocupación respecto al clima de nuestro Planeta y ha intentado poner algunas soluciones. Pese a todo, episodios como las fuertes inundaciones que ha sufrido Centroeuropa y China este verano se van a seguir repitiendo y, en un plazo de entre 30 y 50 años, agravando.

En este contexto, la predicción del clima se convierte en algo fundamental a la hora de mitigar al máximo las consecuencias de estas catástrofes naturales. La predicción científica del cambio climático se realiza usando complicados modelos informáticos, tanto de la atmósfera terrestre como de los océanos. Las incertidumbres son muchas en este tipo de predicciones, ya que las interacciones entre los diferentes procesos físicos ocurren en diferentes niveles (desde el molecular hasta el planetario)

El único modo sistemático de hacer estimaciones respecto al cambio climático es poner en juego miles de modelos climáticos y físicos para poder “adivinar” esas incertidumbres. Esta técnica se llama “ensamble forecasting” y requiere un enorme poder informático que incluso queda lejos de las posibilidades de los “superordenadores” actuales. La manera más práctica de conseguir buenos resultados es la informática distributiva, que combina las posibilidades de miles de PCs de usuarios anónimos que quieren colaborar.

Eso es lo que han hecho los responsables del programa Climate Prediction, con el Dr. Leonard Smith al frente, en el que ya participan 17.000 ordenadores de todo el mundo. La finalidad de este proyecto es encontrar cuáles de los 10 parámetros que están manejando – altura de la hierba o la velocidad con que el hielo cae en el aire, entre otros- condicionan una predicción. Esto ayudará a establecer por qué las predicciones meteorológicas actuales son poco fiables. Por cada uno de los 10 parámetros han establecido 12 condiciones diferentes, una por cada mes del año.

Mirando hacia atrás

La primera parte de este proyecto de colaboración es retrospectivo, ya que prueban modelos climáticos entre los años 1950 y 2000. Los modelos resultantes serán comparados con lo que pasa en la actualidad, lo que permitirá a los investigadores determinar qué parámetros en el modelo afectan realmente al tiempo en la vida real.

Aquellos parámetros que no afecten al tiempo serán eliminados en la segunda parte del proyecto, y los que afecten serán redistribuidos entre los ordenadores para completar una predicción un poco más fiable entre los años 2000 y 2050.

Cualquier persona puede colaborar en este experimento. Los voluntarios reciben un CD con el programa y las instrucciones. Cada persona recibe un único punto de inicio entre los años 1950 y 2000 y una serie de parámetros.

El programa ha sido configurado para todas las versiones de Windows, Macintosh y Linux. El ordenador ejecuta el programa e indica al usuario para que devuelva los resultados vía e-mail. A cambio, el voluntario puede ver la simulación de los cambios de la Tierra en la pantalla de su ordenador y comprobar cómo otros modelos se están desarrollando.

La informática distributiva ya está siendo usada en decenas de proyectos como climateprediction.com. Quizá el más conocido sea SETI@home, cuyo equipo ha colaborado también en este ambicioso experimento. Sus resultados pueden ayudarnos mucho en un futuro muy incierto (también en el plano climático).

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Las ardillas tienen el secreto de los viajes al espacio profundo 5 febrero, 2022
    La pérdida de masa muscular que sufren los astronautas en el entorno de gravedad cero del espacio se puede subsanar replicando el mecanismo natural que usan las ardillas para hibernar y despertarse meses después en perfecto estado físico.
    Redacción T21
  • Las primeras células se agruparon de forma autónoma, tanto en la Tierra como en Marte 4 febrero, 2022
    La formación autónoma de poblaciones de protocélulas o células primitivas, utilizando la energía presente en superficies naturales, podría haber sido el punto de partida de una ruta que habría culminado en la transformación de entidades no vivas en organismos vivos, según un nuevo estudio. 
    Pablo Javier Piacente
  • El agua de la Tierra existía antes que surgiera nuestro planeta 4 febrero, 2022
    La composición química del agua que hoy disfrutamos en la Tierra y que es primordial para la vida existía desde mucho antes de la formación de nuestro planeta: se conformó gracias a depósitos de gas que incluían vapor de agua, en los primeros 200.000 años del Sistema Solar.
    Pablo Javier Piacente
  • ¿Existe un mundo paralelo oculto? Un experimento con neutrones parece sugerirlo 4 febrero, 2022
    Un experimento desarrollado con neutrones en el reactor nuclear de Grenoble ha descubierto nuevos indicios de que las partículas que desaparecen inexplicablemente podrían haber emigrado a un universo paralelo. Y pueden volver al nuestro.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las lunas podrían ser la clave para que los planetas alberguen vida 3 febrero, 2022
    Las lunas podrían ser un elemento crucial para que un planeta tenga la capacidad de albergar vida: según un nuevo estudio, los satélites naturales deben ser grandes en proporción al tamaño del planeta anfitrión, para que las posibilidades de hallar vida se incrementen.
    Pablo Javier Piacente
  • El Sol produce grietas en la magnetosfera de la Tierra 3 febrero, 2022
    El campo magnético de la Tierra o magnetosfera nos protege del viento solar y de los efectos perjudiciales del clima espacial, pero no siempre ofrece una protección completa. Un mecanismo en la magnetosfera permite que las partículas solares se deslicen a través de esta primera línea de defensa, generando un proceso que puede debilitar ciertas […]
    Pablo Javier Piacente
  • El grafeno sirve para generar materia y antimateria a partir del vacío 3 febrero, 2022
    El grafeno puede utilizarse para imitar la producción de partículas y antipartículas que se produce en el vacío que rodea a las estrellas de neutrones. Genera electrones supralumínicos que proporcionan una corriente eléctrica superior a la permitida por la física cuántica de la materia condensada.
    Redacción T21
  • Muchos exoplanetas similares a la Tierra pueden tener vida 3 febrero, 2022
    Una investigación ha descubierto que muchos de los 1.500 exoplanetas similares a la Tierra que han sido identificados pueden tener poderosos campos magnéticos que los protegen de la radiación cósmica y favorecen las condiciones para la vida.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • Las bacterias intestinales practican sexo para obtener vitamina B12 2 febrero, 2022
    Se sabía que las bacterias intestinales necesitan vitamina B12, pero una nueva investigación muestra que estas bacterias transfieren genes a través del "sexo" para adquirir sus vitaminas. Los microbios intestinales beneficiosos comparten la capacidad de adquirir este preciado recurso entre sí a través de un proceso llamado "sexo bacteriano".
    Pablo Javier Piacente
  • La materia oscura podría generar ondas capaces de ser detectadas 2 febrero, 2022
    La materia oscura macroscópica que viaja a través de las estrellas podría producir ondas de choque potencialmente detectables, según una nueva investigación. La nueva técnica se concentra en los denominados “asteroides oscuros” y las ondas de choque que generan.
    Pablo Javier Piacente