Tendencias21
17.000 ordenadores para predecir el clima

17.000 ordenadores para predecir el clima

Un proyecto de distribución informática ha puesto a trabajar a 17.000 ordenadores de personas anónimas para intentar predecir cómo será el clima de nuestro planeta en los próximos años. Persiguen la evolución de 10 parámetros básicos desde 1950 para hacer proyecciones hasta 2050. Por Raúl Morales.

17.000 ordenadores para predecir el clima

El cambio climático es tan indiscutible como preocupante. La Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible de Johanesburgo sólo ha ratificado esa profunda preocupación respecto al clima de nuestro Planeta y ha intentado poner algunas soluciones. Pese a todo, episodios como las fuertes inundaciones que ha sufrido Centroeuropa y China este verano se van a seguir repitiendo y, en un plazo de entre 30 y 50 años, agravando.

En este contexto, la predicción del clima se convierte en algo fundamental a la hora de mitigar al máximo las consecuencias de estas catástrofes naturales. La predicción científica del cambio climático se realiza usando complicados modelos informáticos, tanto de la atmósfera terrestre como de los océanos. Las incertidumbres son muchas en este tipo de predicciones, ya que las interacciones entre los diferentes procesos físicos ocurren en diferentes niveles (desde el molecular hasta el planetario)

El único modo sistemático de hacer estimaciones respecto al cambio climático es poner en juego miles de modelos climáticos y físicos para poder “adivinar” esas incertidumbres. Esta técnica se llama “ensamble forecasting” y requiere un enorme poder informático que incluso queda lejos de las posibilidades de los “superordenadores” actuales. La manera más práctica de conseguir buenos resultados es la informática distributiva, que combina las posibilidades de miles de PCs de usuarios anónimos que quieren colaborar.

Eso es lo que han hecho los responsables del programa Climate Prediction, con el Dr. Leonard Smith al frente, en el que ya participan 17.000 ordenadores de todo el mundo. La finalidad de este proyecto es encontrar cuáles de los 10 parámetros que están manejando – altura de la hierba o la velocidad con que el hielo cae en el aire, entre otros- condicionan una predicción. Esto ayudará a establecer por qué las predicciones meteorológicas actuales son poco fiables. Por cada uno de los 10 parámetros han establecido 12 condiciones diferentes, una por cada mes del año.

Mirando hacia atrás

La primera parte de este proyecto de colaboración es retrospectivo, ya que prueban modelos climáticos entre los años 1950 y 2000. Los modelos resultantes serán comparados con lo que pasa en la actualidad, lo que permitirá a los investigadores determinar qué parámetros en el modelo afectan realmente al tiempo en la vida real.

Aquellos parámetros que no afecten al tiempo serán eliminados en la segunda parte del proyecto, y los que afecten serán redistribuidos entre los ordenadores para completar una predicción un poco más fiable entre los años 2000 y 2050.

Cualquier persona puede colaborar en este experimento. Los voluntarios reciben un CD con el programa y las instrucciones. Cada persona recibe un único punto de inicio entre los años 1950 y 2000 y una serie de parámetros.

El programa ha sido configurado para todas las versiones de Windows, Macintosh y Linux. El ordenador ejecuta el programa e indica al usuario para que devuelva los resultados vía e-mail. A cambio, el voluntario puede ver la simulación de los cambios de la Tierra en la pantalla de su ordenador y comprobar cómo otros modelos se están desarrollando.

La informática distributiva ya está siendo usada en decenas de proyectos como climateprediction.com. Quizá el más conocido sea SETI@home, cuyo equipo ha colaborado también en este ambicioso experimento. Sus resultados pueden ayudarnos mucho en un futuro muy incierto (también en el plano climático).

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un asteroide habría explotado sobre la Antártida hace unos 2,5 millones de años 7 febrero, 2024
    Un asteroide se desintegró sobre el continente antártico hace aproximadamente 2,5 millones de años: la evidencia proviene de un análisis químico de más de 100 pequeños trozos de roca extraterrestre, que se han preservado dentro de las enormes capas de hielo. Hasta el momento, solo se conocen otros dos eventos de explosiones aéreas antiguas en […]
    Pablo Javier Piacente
  • Crean la primera niña de inteligencia artificial del mundo 7 febrero, 2024
    La primera niña IA del mundo ha sido creada por científicos chinos, que la han dotado de emociones e intelecto y de la capacidad de aprender de forma autónoma. Se comporta como si tuviera tres o cuatro años y representa un avance significativo para el campo de la inteligencia artificial general.
    Redacción T21
  • Oponerse a la regulación de los pesticidas no es la solución al problema de los agricultores 7 febrero, 2024
    Los agricultores que se movilizan en España y Europa se oponen con firmeza a las nuevas regulaciones europeas en materia de pesticidas, lo que representa una amenaza mayor para la salud pública que tener una central nuclear al lado de casa: estos químicos han costado miles de vidas y enfermos crónicos, al tiempo que han […]
    Eduardo Costas | Catedrático de la UCM y Académico de Farmacia
  • El arte existió antes del surgimiento de los humanos modernos 6 febrero, 2024
    Nuevas investigaciones sugieren que nuestros parientes humanos arcaicos, como los neandertales, ya contaban con las capacidades cognitivas para desarrollar arte: el hallazgo de ejemplos cada vez más antiguos de expresión artística en el registro arqueológico confirmaría esta hipótesis. Sin embargo, aún se discute si estas manifestaciones creativas pueden catalogarse como arte.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una nueva supertierra que podría ser un mundo habitable 6 febrero, 2024
    Un planeta extrasolar del tipo supertierra, denominado TOI-715 b y aproximadamente una vez y media más ancho que la Tierra, podría ser capaz de albergar vida: orbita dentro de la zona habitable de una enana roja, a escasa distancia de nuestro planeta. Además, podría estar acompañado de otro cuerpo planetario, con un tamaño casi idéntico al […]
    Pablo Javier Piacente