Tendencias21

La soledad puede ser hereditaria

Investigadores de la Universidad de California en San Diego (UCSD, EEUU) han realizado el primer estudio a gran escala que asocia el genoma humano con la soledad. La investigación ha revelado que, efectivamente, la soledad puede ser genéticamente hereditaria, y estar asociada además a otras características como el neuroticismo o la tendencia a sufrir síntomas de depresión.

La soledad puede ser hereditaria

La soledad se ha relacionado con una mala salud física y mental, y se sabe que es un factor de predicción de la muerte temprana más exacto que la obesidad.
 
Para comprender mejor quién está en riesgo de sentirse solo, investigadores de la Universidad de California en San Diego (UCSD, EEUU) han realizado el primer estudio que asocia el genoma humano con la soledad como característica, y no como estado temporal. De este modo, han descubierto que el riesgo de sentirse solo se debe en parte a la genética, aunque el ambiente juega un papel también importante.
 
La investigación fue realizada con más 10.000 personas, y también halló que el riesgo genético para la soledad está relacionado con el neuroticismo o inestabilidad emocional y los síntomas depresivos. Dirigido por el profesor de psiquiatría de la UCSD, Abraham Palmer, el estudio aparece explicado en la revista Neuropsychopharmacology.
 
Buscando la causa genética
 
En este artículo, Palmer y su equipo señalan que, así como el dolor físico nos impulsa a cuidar de nuestro cuerpo físico, la soledad -provocada por una diferencia entre las relaciones sociales deseadas por un individuo y las que este individuo en realidad tiene- es parte de un sistema biológico de alerta que ha evolucionado para avisarnos de amenazas o de daño a nuestros “cuerpos sociales”. Pero no todo el mundo percibe la soledad de la misma manera.

«Entre dos personas que tengan el mismo número de amigos y familiares cercanos, puede haber una que sienta que su estructura social no es adecuada, mientras que la otra siente que sí», explica Palmer en un comunicado de la UCSD. «Y eso es lo que entendemos por ‘predisposición genética a la soledad’”, sigue diciendo el investigador.
 
Lo que Palmer y su equipo querían averiguar es por qué, genéticamente hablando, una persona tiene más probabilidades que otras de sentirse sola, incluso en la misma situación.

Amplia muestra

La heredabilidad de la soledad ya había sido examinada antes en estudios con gemelos y otros con niños y adultos. Por ejemplo, en una investigación realizada hace unos años por la Universidad de Chicago (Estados Unidos) y la Universidad de Amsterdam y la Vrije Universiteit de Holanda, se estableció con gemelos que existen elementos genéticos que determinan, además de una serie de características físicas, nuestra manera de relacionarnos con los demás.

A partir de este y otros análisis, se había tratado además de identificar los genes específicos que contribuyen a la soledad. Estos estudios se centraron en genes relacionados con  ciertos neurotransmisores, como la dopamina y la serotonina, u otros sistemas celulares asociados con el apego humano, tales como la oxitocina. Sin embargo, explica Palmer, todos estos trabajos han estado siempre basados en muestras limitadas de personas.
 
En sus recientes investigaciones, Palmer y su equipo han utilizado una muestra mucho más amplia, ya que han analizado la información genética y la salud de un total de 10.760 personas de 50 años o más. Los datos de estos individuos estaban recogidos  en el llamado Health and Retirement Study, que es un estudio longitudinal sobre salud, jubilación y envejecimiento patrocinado por el National Institute on Aging at the National Institutes of Health de EEUU.
 
Como parte de este estudio, los participantes tuvieron que responder a tres preguntas específicas sobre su soledad: “¿Con qué frecuencia se siente usted que le falta compañía?”, “¿con qué frecuencia se siente usted excluido?” y “¿con qué frecuencia se siente aislado de los demás?”

Resultados obtenidos

Los resultados obtenidos revelaron que la soledad o tendencia a sentirse solo durante toda la vida (en lugar de sólo de vez en cuando debido a las circunstancias) es un rasgo moderadamente heredable, esto es, está influido por la genética en entre un 14 y un 27%.
 
Los investigadores también determinaron que la soledad hereditaria viene vinculada a otras características anímicas y mentales, como una propensión al neuroticismo (a largo plazo, tendencia a tener un estado emocional negativo) o a padecer síntomas depresivos.
 
Finalmente, se halló una evidencia más débil que sugiere vínculos entre la soledad hereditaria y la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el trastorno depresivo severo; y, a diferencia de lo hallado en estudios anteriores, no se encontró relación alguna entre la soledad y algunos genes específicos, tales como los que codifican la producción de  dopamina u oxitocina en el organismo.

Aún así, Palmer y el equipo trabajan ahora para encontrar un indicador genético -una variación genética concreta- que permita a conocer nuevos datos sobre los mecanismos moleculares que influyen en la soledad.
 

Referencia bibliográfica:
 
Jianjun Gao, Lea K Davis, Amy B Hart, Sandra Sanchez-Roige, Lide Han, John T Cacioppo, Abraham A Palmer. Genome-Wide Association Study of Loneliness Demonstrates a Role for Common Variation. Neuropsychopharmacology (2016). DOI: 10.1038/npp.2016.197.

 
 

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente