Tendencias21

Las redes sociales muestran su complejo lado oscuro

Un nuevo estudio ha identificado 46 efectos nocivos de las redes sociales, con impacto en la salud física y mental, el acceso al empleo, el desempeño laboral y educativo y la privacidad de las personas.

Científicos de la Universidad de Tecnología de Sydney y la Universidad Macquarie, ambas de Australia, realizaron un profundo estudio que revisa más de medio centenar de investigaciones previas sobre los efectos nocivos de las redes sociales, publicadas entre 2003 y 2018. Concluyeron que pueden identificarse casi 50 consecuencias negativas concretas, relacionadas con aspectos sociales, psicológicos, físicos, económicos y que afectan la calidad de vida en general.

Con distintos antecedentes previos, como por ejemplo Myspace, puede decirse que las redes sociales comenzaron a masificarse tras el éxito de Facebook a partir de la segunda mitad de la primera década del siglo XXI. A fines de 2005, solamente un año después de su lanzamiento bajo las características que hoy conocemos, la red social creada por Mark Zuckerberg ya contaba con alrededor de 6 millones de usuarios activos mensuales.

Actualmente, Facebook ya ha superado los 2.500 millones de usuarios sin tener en cuenta a Instagram, que pertenece a la misma empresa. En conjunto, ambas redes sociales son utilizadas por más de 3.600 millones de personas en todo el mundo. Si además consideramos el impacto de otras plataformas como Twitter, por dar solamente un ejemplo, queda claro que las redes sociales marcan en parte el pulso de la sociedad global en la que vivimos.

Una peligrosa invasión

¿Cómo «escapar» en determinados momentos a su influencia para evitar el abuso en su utilización? No parece una tarea sencilla para muchas personas: en el caso de los adolescentes o de quienes sufren patologías psicosociales, no saber controlar su «invasión» en el tiempo y la vida individual puede derivar en peligrosos efectos negativos.

Según una nota de prensa, esto es precisamente lo constatado por los investigadores australianos en el nuevo estudio, publicado recientemente en la revista Journal of Global Information Management (JGIM).

Además de los impactos psicológicos y sociales, los especialistas verificaron consecuencias no deseadas de las redes sociales en otros campos. Identificaron un notable aumento en los problemas para mantener la privacidad, como así también un descenso en el rendimiento en tareas laborales o educativas e inconvenientes para acceder a las mismas, mayormente por el tiempo y la atención que «roban» las redes sociales.

En el mismo sentido, se advierten problemáticas económicas ligadas al fraude electrónico o al robo de información financiera mediante estas plataformas. A esto se suma el constante crecimiento del acoso cibernético, una práctica que consiste en molestar e intimidar a otras personas a través de las redes sociales y que incluso puede generar patologías como fobias sociales o depresión en personas previamente sanas.

Tema relacionado: Usamos las redes sociales como los animales buscan comida.

Los «costos» de las redes sociales

Es así que los científicos denominaron a uno de los bloques en los que dividieron a los más de 40 efectos perjudiciales de las redes sociales como «costo de interacción social». La categoría expresa que existe una faceta nociva directamente relacionada al supuesto incremento de las interacciones sociales que generarían estas plataformas: en algunos casos, ese «costo» supone más soledad, ansiedad y el sacrificio del tiempo y la energía que previamente se dedicaban a otras tareas.

Un punto a destacar en la nueva investigación es que sus autores remarcaron la escasa producción de trabajos científicos relativos al impacto negativo de las redes sociales en el área de las tecnologías de la información. Al mismo tiempo que advirtieron una sobreabundancia de estudios psicosociales, invitaron a los especialistas en tecnología a abordar esta clase de problemáticas inherentes al uso de las herramientas informáticas.

Luego de poner a prueba sus conclusiones mediante entrevistas con otros expertos en diferentes campos del conocimiento, los investigadores sostuvieron que la identificación de estos efectos nocivos de las redes sociales puede ser el punto de partida para diseñar estrategias que logren mitigarlos.

Por ejemplo, creen que un mayor compromiso de los tecnólogos, ingenieros e informáticos puede derivar en nuevas aplicaciones, características de diseño y otras soluciones que logren reducir las consecuencias nocivas de las redes sociales.

Referencia

The Dark Side of Using Online Social Networks: A Review of Individuals’ Negative Experiences. Layla Boroon, Babak Abedin and Eila Erfani. Journal of Global Information Management (JGIM) (2021).DOI:https://doi.org/10.4018/JGIM.20211101.oa34

Foto: Christian Wiediger en Unsplash.

Pablo Javier Piacente

Pablo Javier Piacente es periodista especializado en comunicación científica y tecnológica.

Hacer un comentario