Tendencias21

Los piojos tienen su lado positivo

En el Reino Unido se ha llevado a cabo un estudio que ha descubierto que la exposición a parásitos como los piojos tiene efectos beneficiosos para los mamíferos. En concreto, los investigadores realizaron un estudio con ratones silvestres infectados por una serie de parásitos y observaron que el piojo Polyplax serrata tenía un efecto modulador sobre ciertas respuestas inmunitarias importantes.

En gran medida, los humanos y otros mamíferos que viven en los entornos sin parásitos propios de los países desarrollados están protegidos contra las infecciones de origen parasitario. A pesar de que esto nos hace la vida más cómoda, los científicos sostienen desde hace tiempo que puede existir un nexo entre la menor exposición a las infecciones y la mayor incidencia que estamos presenciando de trastornos alérgicos y autoinmunitarios, como la artritis reumatoide y la diabetes.

Los investigadores estudiaron a ratones silvestres de un bosque de Nottinghamshire, condado situado en el centro del país, que habían sufrido la infección de varios parásitos. Y los analizaron en su hábitat natural para conocer las respuestas inmunológicas de estos animales en poblaciones salvajes –en lugar de en las condiciones especiales de un laboratorio-.

Los hallazgos fueron sorprendentes: tanto el Heligmosomoides polygyrus (un nematodo) como el P. serrata (un piojo) afectaban directamente a la activación inmunitaria, pero el piojo ejercía un considerable efecto modulador de la misma.

Según los científicos, los efectos de los parásitos en la respuesta inmunitaria ante una serie de infecciones avalan la tesis de que «la ausencia de parásitos en las poblaciones modernas humanas y de animales vertebrados domesticados podría afectar a niveles mucho más profundos de activación inmunitaria innata de lo que lo hiciera en su historia evolutiva reciente».

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario