Tendencias21

Una investigación estudia una molécula que estimula e inhibe el apetito

El Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) colabora con investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia) en el campo de los neuropéptidos. JPA/DICYT/T21

Dan Larhammar, prestigioso investigador del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Uppsala (Suecia), ha ofrecido hoy una conferencia en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) de la Universidad de Salamanca. Ambos centros de investigación están unidos por su interés en los neuropéptidos, unas moléculas del sistema nervioso que tienen funciones tanto estimulantes como inhibidoras. En particular, los científicos suecos estudian los receptores del neuropéptido Y, que está relacionado con el apetito y cuyo estudio puede derivas en importantes avances para la Medicina.

El propósito del grupo de investigación de Dan Larhammar es estudiar la evolución del sistema nervioso en todos los animales, desde los invertebrados a los vertebrados, es decir, toda la historia de la evolución hasta llegar al ser humano. Su principal descubrimiento ha sido la existencia de una serie de receptores para el neuropéptido Y, el estimulador más grande del apetito. «Hemos podido describir la evolución de esos receptores en los vertebrados», afirma el científico en declaraciones a DiCYT.

Aunque se trata de una investigación básica, para la Biomedicina tiene importantes implicaciones, puesto que a partir de este conocimiento se pueden encontrar compuestos que estimulen o reduzcan el apetito. Además, uno de los objetivos de la Universidad de Uppsala es relacionar este conocimiento con la genética humana, porque curiosamente hay seres humanos con dos copias del neuropéptido Y, mientras que otros tienen tres o cuatro. Se cree que estas diferencias explican por qué unas personas tienen más o menos ganas de comer que otras y, en consecuencia, lleguen a ser más o menos obesas. Precisamente en la actualidad «estamos empezando a realizar estudios clínicos», señala Dan Larhammar, pero esta investigación con personas aún tiene un largo camino por recorrer.

Colaboración

En el Instituto de Neurociencias de Castilla y León, el grupo que dirige Raquel Rodríguez, nueva directora de este centro, también investiga en el campo de los neuropéptidos y, aunque no objeto de estudio no es exactamente el mismo, esta coincidencia ha propiciado el inicio de una colaboración. «Nos hemos conocido en Uppsala», comenta la científica del Incyl, «yo fui allí y nuestro laboratorio también trabaja con el neuropéptido Y, así que estamos relacionando los dos tipos de trabajos», comenta.

El investigador de la universidad sueca explica que los receptores con los que trabaja cada grupo son diferentes, pero «podemos relacionarlos en el pez cebra», asegura, citando el animal que sirve como modelo para numerosas investigaciones en el campo de las Neurociencias y con el que trabajan los científicos de Salamanca en diversas líneas de estudio.

RedacciónT21

RedacciónT21

Hacer un comentario