Tendencias21
Cierran el círculo en torno al comportamiento cuántico de los fotones

Cierran el círculo en torno al comportamiento cuántico de los fotones

Un equipo de investigadores vieneses ha cerrado más el círculo en torno al comportamiento cuántico, contrario a la intuición, de partículas cuánticas como los fotones. En general, existe la duda de si las partículas cuánticas se comportan siempre de manera «extraña” o, simplemente, sus comportamientos reflejan carencias de los instrumentos de medida. Mediante una experimentación profunda del entrelazamiento cuántico de los fotones, los científicos consiguieron detectarlos a todos, aunque haciendo varios experimentos. Ahora solo falta el experimento definitivo, el que de una sola vez los detecte a todos… comportándose de manera cuántica.

Cierran el círculo en torno al comportamiento cuántico de los fotones

Un equipo de la Universidad de Viena (Austria), dirigido por el físico austriaco Anton Zeilinger, ha llevado a cabo un experimento con fotones, con el que han cerrado una laguna importante.

Los investigadores han conseguido con él la prueba experimental más completa de que el mundo cuántico está en conflicto con nuestra experiencia cotidiana. Los resultados de este estudio se publican esta semana en la revista Nature.

Cuando se observa un objeto, se hacen una serie de suposiciones intuitivas, entre ellas que las propiedades únicas del objeto han sido determinadas antes de la observación y que estas propiedades son independientes del estado de otros objetos, distantes. En la vida cotidiana, estas suposiciones están plenamente justificadas, pero las cosas son diferentes a nivel cuántico.

En los últimos 30 años, varios experimentos han demostrado que el comportamiento de las partículas cuánticas -tales como átomos, electrones o fotones- puede estar en conflicto con nuestra intuición básica. Sin embargo, estos experimentos nunca han conseguido respuestas definitivas.

Hasta ahora, todos los experimentos han dejado abierta la posibilidad, al menos en principio, de que las partículas observadas «aprovecharan» una debilidad del sistema experimental.

La física cuántica es una herramienta exquisitamente precisa para comprender el mundo que nos rodea a un nivel muy fundamental. Al mismo tiempo, es una base para la tecnología moderna: semiconductores (y por lo tanto, ordenadores), láseres, escáneres de resonancia magnética, y otros numerosos dispositivos se basan en efectos físicos cuánticos.

Sin embargo, incluso después de más de un siglo de intensa investigación, los aspectos fundamentales de la teoría cuántica no son del todo claros. De manera regular, laboratorios de todo el mundo han obtenido resultados que parecen en contradicción con nuestra intuición cotidiana, pero que se pueden explicar en el marco de la teoría cuántica.

El entrelazamiento cuántico

Los resultados de los físicos de Viena no reflejan un efecto nuevo, sino una profunda investigación en uno de los fenómenos más fundamentales de la física cuántica, conocido como «entrelazamiento» (entanglement). El efecto del entrelazamiento cuántico es increíble: al medir un objeto cuántico que tiene una pareja «entrelazada», el estado de la partícula 1 depende de las mediciones realizadas en su pareja.

La teoría cuántica describe el enredo como independiente de cualquier separación física entre las partículas. Es decir, el entrelazamiento también puede ser observado cuando las dos partículas están lo suficientemente separadas la una de la otra de modo que no pueden intercambiar información entre ellas (la velocidad de comunicación está fundamentalmente limitada por la velocidad de la luz). Probar tales predicciones con respecto a las correlaciones entre las partículas cuánticas entrelazadas es, sin embargo, un reto experimental importante.

Hacia una respuesta definitiva

Los jóvenes universitarios del grupo de Anton Zeilinger, entre ellos Marissa Giustina, Alexandra Mech, Rupert Ursin, Sven Ramelow y Bernhard Wittmann, en una colaboración internacional con el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología/NIST (EE.UU.), el Physikalisch-Technische Bundesanstalt (Alemania), y el Instituto de Óptica Cuántica Max Planck (Alemania), han dado un importante paso hacia la obtención de pruebas definitivas experimentales de que las partículas cuánticas sí pueden hacer cosas que la física clásica no permite que ellos hagan.

Para su experimento, el equipo construyó una de las mejores fuentes de pares de fotones entrelazados en todo el mundo y empleó detectores de fotones de alta eficiencia diseñados por expertos del NIST.

Estos avances tecnológicos junto con un protocolo de medición adecuado permitieron a los investigadores detectar fotones entrelazados con una eficiencia sin precedentes. En pocas palabras: «Nuestros fotones ya no pueden escabullirse de ser medidos», afirma Zeilinger en la nota de prensa de la Universidad de Viena.

Un último paso

Aunque el nuevo experimento hace que los fotones sean las primeras partículas cuánticas para las cuales, en varios experimentos separados, se han cerrado todas las escapatorias posibles, aún falta el broche de oro, es decir, un experimento individual en el que se les cierren dichas escapatorias.

Tal experimento también sería de importancia fundamental para una aplicación práctica importante: la ‘criptografía cuántica’, que se basa en principios mecánicos cuánticos y se considera que es totalmente segura contra las escuchas. El espionaje es aún, sin embargo, teóricamente posible, dado que sigue habiendo lagunas. Sólo cuando todas estos están cerradas será posible un intercambio completamente seguro de mensajes.

Un experimento sin lagunas, dice Zeilinger, «es un gran reto, que atrae a grupos de todo el mundo.» Estos experimentos no se limitan a los fotones, sino que también incluyen a los átomos, electrones, y otros sistemas que muestran un comportamiento mecánico cuántico. El experimento de los físicos austriacos destaca el potencial de los fotones.

Gracias a estos últimos avances, el fotón se está quedando sin lugares donde esconderse, y los físicos cuánticos están más cerca que nunca de la prueba experimental concluyente de que la física cuántica desafía nuestra intuición y la experiencia cotidiana en la medida sugerida por la investigación de las últimas décadas.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Organismos de 830 millones de años de antigüedad podrían volver a estar vivos 23 mayo, 2022
    Antiguos cristales de sal en Australia Central contienen microorganismos que quedaron atrapados hace 830 millones de años: según un nuevo estudio, es posible que los organismos australianos aún estén vivos. Los hallazgos podrían usarse para buscar alienígenas ancestrales: los organismos se encontraron en un entorno similar al que probablemente existió en el antiguo Marte.
    Pablo Javier Piacente
  • La nave Voyager 1 de la NASA pierde la brújula en el espacio profundo 23 mayo, 2022
    La histórica nave, ubicada en este momento en el espacio interestelar a más de 23.335 millones de kilómetros de la Tierra, estaría algo perdida acerca de su ubicación: los datos del sistema de control a bordo no coinciden con sus movimientos y orientación. 
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren al gen que hizo posible la cognición 23 mayo, 2022
    Un gen que compartimos con unos pequeños animales marinos provocó, hace millones de años, el surgimiento de los cerebros en los vertebrados, origen de la cognición y de la consciencia en la vida compleja.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La subida del nivel del mar durante el Mesolítico y Neolítico nos abre los ojos 23 mayo, 2022
    Un estudio revela el impacto que tuvo el ascenso del nivel del mar sobre los grupos humanos que vivián en las llanuras litorales del Mediterráneo durante el Mesolítico y el Neolítico. El investigador Javier Fernández López de Pablo advierte que la subida del nivel del mar es hoy uno de los mayores desafíos y que […]
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El tamaño de la familia influye en el envejecimiento cerebral de los padres 22 mayo, 2022
    Tener tres o más hijos adelanta 6.2 años el deterioro cognitivo de los padres cuando se hacen mayores. El efecto es similar en hombres y mujeres y tiene que ver con el esfuerzo económico, el impacto laboral y el estrés que implica la crianza.
    Redacción T21
  • Descubren características desconcertantes en el interior de la Tierra 21 mayo, 2022
    Una nueva investigación ha obtenido la primera "imagen" detallada de una bolsa de roca inusual en la capa límite con el núcleo, a unos tres mil kilómetros por debajo de Hawái. Sugiere que el interior profundo de la Tierra es tan variable como su superficie.
    CAM/T21
  • De otro mundo: nunca antes vimos así al Sol 20 mayo, 2022
    Intensas llamaradas, increíbles vistas de los polos solares y un enigmático "erizo" solar, se encuentran entre las espectaculares imágenes, videos y datos capturados por la sonda Solar Orbiter en su primer acercamiento directo al Sol.
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren el origen de una señal de radio detectada en 1977, enviada por una supuesta civilización alienígena 20 mayo, 2022
    El prominente y aún misterioso "¡Wow!", la señal que apareció brevemente en un radiotelescopio la noche del 15 de agosto de 1977 y es considerada hasta el momento como la señal con mayores probabilidades de haber sido emitida por una civilización extraterrestre, podría haber venido de una estrella semejante al Sol, ubicada a 1.800 años […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés "hablan" casi como los humanos 20 mayo, 2022
    Los chimpancés salvajes usan para comunicarse entre ellos unas 400 "palabras" que dan forma a una especie de idioma incompleto bastante parecido al lenguaje humano, aunque todavía desconocemos lo que significan.
    MPG/T21
  • Las redes de criptografía cuántica detectan terremotos 20 mayo, 2022
    Una investigación desarrollada en China ha comprobado experimentalmente que la extrema sensibilidad de una red de criptografía cuántica puede detectar terremotos y corrimientos de tierra, por muy leves que sean, con una precisión de alrededor de 1 kilómetro, toda una promesa para prevenir catástrofes sísmicas.
    Eduardo Martínez de la Fe