Tendencias21

Crean en laboratorio la primera forma de vida sintética

La primera forma de vida sintética ha sido obtenida por un equipo de científicos norteamericanos en sólo 14 días ensamblando trozos infinitesimales de ADN. Se trata de un virus que funciona como uno natural y que es capaz de infectar y de matar bacterias, si bien es inofensivo para los humanos. El virus sintético ha sido valorado como uno de los más importantes logros de la historia de la ciencia, equivalente a lo que supuso la conquista del fuego y la fabricación de las primeras herramientas para nuestros más remotos antepasados. Por Eduardo Martínez.

Crean en laboratorio la primera forma de vida sintética

Un equipo norteamericano del Institute for Biological Energy Alternatives ha creado un virus artificial a partir de genes de síntesis, en lo que constituye la primera fabricación de manera sintética de un organismo vivo que, según sus creadores, es incapaz de atacar células humanas. (Aunque existen diversas opiniones acerca de si los virus son o no organismos vivos, ya que no tienen metabolismo propio, en este caso se ha adoptado la acepción de que realmente los virus constituyen una primaria forma de vida).

Se trata de un virus creado en laboratorio a partir de réplicas del genoma del bacteriófago Phi-X174 (Phi-X), que funciona como un virus simple en su estado natural, y que es capaz de infectar y matar a bacterias, de forma idéntica a los virus naturales.

El método empleado para su fabricación abre el camino para la manipulación genética de organismos vivos más complejos, si bien las consecuencias de este logro genético aún no pueden establecerse con seguridad.

El artífice de este virus sintético es Craig Venter, que se hizo famoso por haber elaborado en 2001 la primera versión del genoma humano. Venter y su equipo emplearon una variante de la técnica PCR (polymerase chain reaction) conocida como PCA (polymerase cycle assembly), para producir la doble hélice de ADN del Phi-X a partir de secuencias moleculares individuales.

Ensamblaje

De esta forma ensamblaron muchas secciones del genoma del Phi-X a partir de oligonucleótidos, pequeñas piezas (moléculas) de los filamentos simples del ADN, los cuales fueron conectados en la secuencia apropiada. Todo el proceso para crear un ADN idéntico al natural sólo supuso 14 días.

El trabajo de este equipo se publicará dentro de tres semanas en Proceedings of the National Academy of Sciences, bajo el nombre de “Generating a Synthetic Genome by Whole Genome Assembly: phiX174 Bacteriophage from Synthetic Oligonucleotides", y lo firman Hamilton O. Smith, Clyde A. Hutchison III, Cynthia Pfannkoch y J. Craig Venter.

Tal como se explica al respecto en Genome News Network, el principal objetivo de este trabajo es la obtención de energía de origen biológico y recuperación de entornos ambientales contaminados. Asimismo, el trabajo abre la vía para la creación artificial de diversos virus y otros microbios que permitan la fabricación de nuevas vacunas.

La creación del primer ser vivo sintético ha sido valorado como uno de los más importantes logros de la historia de la ciencia, equivalente a lo que supuso la conquista del fuego y la fabricación de las primeras herramientas para nuestros más remotos antepasados.

Precedente en 2002

No es la primera vez que se consigue vida sintética, ya que en 2002 otro equipo de científicos estadounidenses encabezado por Eckard Wimmer logró sintetizar en laboratorio el virus responsable de la polio, aunque tardaron tres años en conseguirlo y además emplearon un genoma defectuoso, por lo que la proeza del equipo de Venter puede considerarse toda una primicia en ingeniería genética.

Aunque desde hace años es posible aislar genomas de virus y bacterias, y modificarlos por ingeniería genética, lo que ha conseguido Venter es simplificar los procedimientos para sintetizar genomas y acortar el tiempo para lograr realizaciones en organismos más complejos.

En el orden biológico, el trabajo de Venter supone introducir en la historia de la ciencia el diseño humano de formas de vida, con lo que ello supone de variar la evolución, ya que si hasta ahora la vida ha basculado sobre los cuatro pares de bases (las letras químicas del ADN), con capacidades de diseño limitadas, en el futuro se abre la posibilidad de generar seres vivos inéditos en la Tierra.

Esta capacidad supone situar a nuestra especie en el umbral de diseñar formas de vida no contempladas por la naturaleza, lo que abre una oportunidad para alcanzar mejoras médicas y ambientales, al mismo tiempo que implica un riesgo por la posibilidad de fabricar formas de vida dañinas para la especie humana.

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe

Eduardo Martínez de la Fe es el Editor de Tendencias21.

Hacer un comentario