Tendencias21
Crean una cadena de anillos de ADN para máquinas moleculares

Crean una cadena de anillos de ADN para máquinas moleculares

Científicos alemanes han conseguido crear y encadenar dos anillos de ADN de tan sólo 18 nanómetros, que puede adaptarse libremente en función de las condiciones ambientales. Gracias a esta característica, en un futuro, estos anillos podrían sumarse a los componentes de máquinas moleculares o de motores moleculares, explican los investigadores. En general, se prevé que las nanoarquitecturas de ADN lleguen a convertirse en una versátil herramienta para el mundo nanométrico, que resulta de muy difícil acceso por su tamaño. Por Yaiza Martínez.

Crean una cadena de anillos de ADN para máquinas moleculares

La nanotecnología de ADN es una rama de la nanotecnología que combina la biología, la física, la química y la ciencia de los materiales, y que utiliza las propiedades moleculares del ADN y otros ácidos nucleicos para crear estructuras artificiales minúsculas, fabricadas con ADN. En este campo, el ADN se usa como material estructural, y no como portador de información genética.

Aprovechando la capacidad de auto-ensamblaje que presentan las cepas naturales del ADN, los científicos Alexander Heckel y Thorten Schmidt, de la Universidad Goethe de Alemania, han conseguido crear dos anillos de ADN de tan sólo 18 nanómetros (un nanómetro equivale a la billonésima parte de un metro) de tamaño cada uno, y entrelazarlos entre sí como si fueran los dos eslabones de una cadena.

Según publica la Universidad Goethe en un comunicado, la estructura creada ha sido bautizada como “catenan”, nombre tomado del término latino “catena” (cadena).

Componentes de futuras máquinas moleculares

Desde una perspectiva científica, “catenan” supone un hito en el campo de la nanotecnología de ADN, dado que su estructura, al contrario que la mayoría de las nanoarquitecturas de ADN creadas hasta ahora, no constituye una formación fija sino que, en función de las condiciones ambientales, puede adaptarse libremente.

Gracias a esta característica, en un futuro, estos anillos encadenados podrían sumarse a los componentes de máquinas moleculares o de motores moleculares.

Según Heckel: “Todavía nos queda un largo camino por delante antes de que estructuras de ADN como “catenan” puedan ser aplicadas a objetos cotidianos, pero en un futuro cercano estas estructuras podrían ser utilizadas para el estudio de proteínas y otras moléculas demasiado pequeñas como para ser manipuladas directamente”.

En este sentido, las nanoarquitecturas de ADN podrían convertirse en una versátil herramienta dentro del mundo nanométrico, que resulta de muy difícil acceso por su tamaño.

Para la fabricación de los anillos, los científicos aprovecharon las pautas de emparejamiento de cuatro nucleobases de ADN. Estas nucleobases son las partes del ADN implicadas en los emparejamientos de las hebras de ADN, es decir, son las que hacen posible que dos hebras de ADN se interconecten.

Crean una cadena de anillos de ADN para máquinas moleculares

Empalmes espontáneos

Para reproducir este proceso natural de manera artificial, el truco radica en crear secuencias de hebras de ADN relacionadas entre sí, de tal manera, que se asegure que la estructura se “autoconstruya” o se autoensamble a través de sus nucleobases, sin necesidad de intervención directa por parte de los científicos.

Sólo con que ciertas partes de las hebras utilizadas se complementen entre sí, se generan las bifurcaciones y empalmes necesarios, explican los investigadores.

Schmidt y Heckel señalan, en un artículo publicado por la revista Nano Letters, que para la fabricación de “catenan”, fueron creados en primer lugar dos fragmentos de ADN con forma de C.

Con la ayuda de moléculas especiales que actuaron como “pegamento” de la doble hélice de ADN, a continuación los investigadores dispusieron cada una de estas “Cs” con sus extremos abiertos apuntando en dirección a la otra.

Una vez unidas las dos “Cs”, Schmidt y Heckel añadieron dos hebras que se acoplaron a los extremos abiertos de ambos fragmentos, para cerrarlos y formar los anillos concatenados.

También en 3D

Dado que la estructura resultante es mucho menor que las longitudes de onda de luz visible, los anillos no pudieron ser observados con un microscopio estándar, sino con un microscopio de sonda de barrido (SPM), que utiliza una sonda que recorre la superficie del objeto a estudiar, aumentando la imagen en 10.000.000 de nanómetros.

El avance de Schmidt y Heckel ha coincidido en el tiempo con el desarrollo de un método, por parte de investigadores de la Universidad de Arizona, que permite plegar el ADN en formas tridimensionales, también a escala nanométrica.

Desde 2006, existe una técnica, conocida como “origami de ADN”, que consiste en plegar a nanoescala el ADN para crear formas arbitrarias. Lo que han conseguido los investigadores de la Universidad de Arizona es mejorar esta técnica para crear formas en tres dimensiones, publica dicha universidad en un comunicado.

Según SINC, para ello, los científicos analizaron los componentes de la forma de su objeto, diseñaron las dobles hélices de ADN que podían plegarse y siguieron esas curvas.

Después, introdujeron la curvatura tridimensional. Esta nueva propuesta podría proporcionar a la ingeniería molecular una nueva manera para hacer estructuras que interactúen como moléculas biológicas.

Aplicaciones de la nanotecnología de ADN

La fabricación de nanoformas en 3D cerradas, como una esfera, supondría importantes posibilidades para la tecnología, particularmente en el terreno de la biomedicina. Las nanoesferas podrían ser, por ejemplo, introducidas en células vivas, para soltar dentro de éstas su contenido, al entrar en contacto con endonucleasas y otros componentes.

Otra estrategia posible sería usar estas esferas como nanoreactores, puntos en que productos químicos o grupos funcionales pudiesen reunirse para acelerar reacciones o llevar a cabo otras manipulaciones químicas, explican los científicos de la Universidad de Arizona.

Pero, además, las formas diminutas generadas con nanotecnología de ADN podrían aplicarse a una amplia gama de dispositivos, desde componentes computacionales ultra-finos, hasta centinelas nanomédicos utilizados para apuntar y destruir células malignas o para suministrar medicamentos a un nivel celular e incluso molecular.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Un árbol fosilizado hace 350 millones de años sorprende a los científicos: parece alienígena 11 febrero, 2024
    Un fósil tridimensional de árboles más antiguos que los dinosaurios revela que los bosques de hace 350 millones de años eran extraños y alienígenas. Formaban parte de un bosquecillo que fue sepultado después de un terremoto.
    Redacción T21
  • El meteorito de Berlín resultó ser un raro objeto de origen ígneo 11 febrero, 2024
    El asteroide que se desintegró sobre Berlín a mediados de enero pertenece a un tipo raro de meteorito de origen ígneo. Se compone principalmente de silicatos de magnesio, enstatita y forsterita, además casi no contiene hierro y tiene una corteza vítrea translúcida.
    Redacción T21
  • Descubren un helecho tropical que transforma sus hojas muertas en nuevas raíces 9 febrero, 2024
    Para sobrevivir en el suelo anegado y bajo en nutrientes del bosque de Quebrada Chorro, en el oeste de Panamá, una especie de helecho tropical arborescente reutiliza sus hojas muertas, convirtiéndolas en nuevas raíces. Los científicos descubrieron que el helecho reconfigura estas “hojas zombis”, invirtiendo el flujo de agua para atraer nutrientes de regreso a […]
    Pablo Javier Piacente
  • Descubren una extraña combinación de minerales en las muestras lunares de la misión Chang'e-5 de China 9 febrero, 2024
    Los minerales antiguos y nuevos identificados en las muestras lunares traídas por la misión Chang'e-5 de China están ayudando a los científicos a comprender mejor la historia de la Luna: ahora, los especialistas han descubierto más propiedades del sexto nuevo mineral lunar, llamado Changesite-(Y). Además, otros compuestos hallados, la seifertita y la stishovita, pueden coexistir […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los robots que atienden a pacientes llegan a los hospitales 9 febrero, 2024
    Robots diseñados para brindar comodidad a los pacientes de edad avanzada y aliviar su ansiedad, han sido probados con éxito en un hospital de París: saludan, responden a preguntas, comprenden conversaciones grupales y apoyan las tareas de enfermería.
    Redacción T21
  • Una pequeña luna de Saturno parecida a la “Estrella de la Muerte” de Star Wars contiene un océano oculto 8 febrero, 2024
    Por debajo de la superficie repleta de cráteres de Mimas, una de las lunas más pequeñas de Saturno, se esconde un océano global de agua líquida de reciente formación. El satélite posee tan sólo unos 400 kilómetros de diámetro y presenta un notable parecido con la “Estrella de la Muerte”, una estación espacial imperial que […]
    Pablo Javier Piacente
  • Logran controlar un objeto virtual con la mente durante un sueño lúcido 8 febrero, 2024
    Un grupo de participantes en un nuevo estudio científico logró manejar un vehículo virtual a través de un avatar únicamente con su mente, mientras sus cerebros permanecían en la fase REM del sueño. Además de profundizar en los misterios de la consciencia humana, la innovación podría facilitar el acceso a nuevos desarrollos tecnológicos, como un […]
    Pablo Javier Piacente
  • Un proyecto global trabaja para crear de forma colaborativa un cerebro robótico general 8 febrero, 2024
    El auge de la inteligencia artificial generativa impulsa un proyecto global que trabaja para crear un cerebro robótico general, capaz de generar androides como los que hemos visto hasta ahora solo en la ciencia ficción. Pero es cuestión de tiempo que convivamos con ellos en perfecta armonía. Ya no es una utopía.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La IA está capacitada para resolver dilemas morales cuando conduce vehículos autónomos 8 febrero, 2024
    Los sistemas de IA muestran significativas similitudes éticas con las reacciones humanas ante dilemas morales, lo que los acreditan para conducir vehículos autónomos tal como lo harían las personas.
    Redacción T21
  • Los huracanes se están volviendo tan fuertes que ya no existen categorías para clasificarlos 7 febrero, 2024
    Cinco tormentas en la última década tuvieron velocidades de viento que pertenecen a una hipotética categoría 6 en la escala de huracanes Saffir-Simpson: el fenómeno obligaría a los científicos a crear una nueva clasificación, capaz de reflejar la virulencia de los huracanes en la actualidad. Las causas principales del fenómeno tienen su origen en el […]
    Pablo Javier Piacente