Tendencias21
Descubren por casualidad que los dinosaurios tenían la sangre caliente

Descubren por casualidad que los dinosaurios tenían la sangre caliente

Un estudio dirigido por una investigadora del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) de Cataluña ha revelado que los dinosaurios tenían la sangre caliente. El descubrimiento, realizado a partir del estudio óseo de un centenar de mamíferos rumiantes actuales y basado en la alta tasa metabólica de los dinosaurios, contradice la creencia previa de que estos reptiles eran animales de sangre fría. SINC/T21

Descubren por casualidad que los dinosaurios tenían la sangre caliente

Después de 40 años de discusión paleontológica, Nature ha publicado un trabajo que concluye que los dinosaurios tenían la sangre caliente.

“Al ser reptiles siempre se había pensado que eran animales de sangre fría”, ha declarado a SINC Meike Köler, investigadora del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP) y primera autora del estudio.

Hace un año, un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de California publicó en Science que los saurópodos tenían una temperatura corporal de entre 36 ºC y 38 ºC a partir del estudio del esmalte de los dientes fosilizados.

Sin embargo, los científicos no pudieron concluir entonces si estos dinosaurios de grandes dimensiones compartían mecanismos de regulación interna con los mamíferos, o por el contrario, necesitaban condicionantes externos para regular su temperatura, como los reptiles modernos.

En los animales conocidos como “de sangre fría”, o ectotérmicos, la temperatura de su organismo depende de la ambiental.

Durante las estaciones frías y secas, su ritmo metabólico se ralentiza para aprovechar las fuentes de calor externas. En los períodos favorables, “no tienen un mecanismo interno que les permita acelerar el crecimiento”, explica Köler.

Por eso, el tamaño de algunas especies de dinosaurios ha hecho dudar a los científicos de que estos animales, considerados “de sangre fría”’, pudieran crecer tanto y tan rápido. Ahora, los científicos del ICP han descartado la hipótesis sobre la cual se sustentaba la ectotermia de los
dinosaurios.

Líneas de paro del crecimiento

El trabajo infirió el metabolismo de los dinosaurios a partir del análisis de 115 fémures derechos de especies de mamíferos rumiantes actuales.

Hasta ahora, se pensaba que las llamadas “líneas de paro del crecimiento” (LAGs) en los huesos eran exclusivas de los animales de sangre fría. En cambio, los resultados muestran estas huellas en los animales analizados.

“Nadie había estudiado los huesos de los mamíferos a fondo, no existe ningún estudio consistente y exhaustivo sobre este tema”, ha señalado a SINC Köler.

El tejido óseo de los dinosaurios siempre había sido una contradicción. Sus huesos presentaban LAGs pero aun así existieron especies de grandes dimensiones, como un diplodocus.

Otros animales de sangre fría con estas marcas, como los cocodrilos, crecen muy lentamente durante los meses más favorables a su organismo. “Un cocodrilo necesitaría un siglo para medir cuatro metros porque su capacidad de crecimiento es treinta veces menor que la de un animal de sangre caliente”, dice Köler.

La investigadora describe las marcas en los huesos de los dinosaurios como líneas de paro del crecimiento muy delgadas y oscuras, que siempre se alternan con otros anillos más anchos y ligeros por la perforación de la vascularización –por donde circulaba su sangre–.
Las marcas más holgadas del hueso indican la capacidad de su metabolismo para crecer rápidamente, de donde los científicos deducen que tenían una alta tasa metabólica, propia de los animales de sangre caliente.

En un comunicado del ICP, se señala que el hallazgo se hizo por casualidad: “No diseñamos un estudio para encontrar la respuesta a la termofisiología de los dinosaurios, solo pretendíamos conocer mejor la fisiología de los mamíferos actuales y queríamos entender cómo les afecta el ambiente”, confiesa Köhler.

Referencia bibliográfica

Köler, M.; Marin, N.; Jordana, X.; Aanes, R. Seasonal bone growth and physiology in endoterms shed light on dinosaur physiology. Nature 7404 (486): 1-4, 28 de junio de 2012. DOI:10.1038/nature11177.

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Identificados en Asia Central los orígenes de la Peste Negra que asoló Europa en la Edad Media 18 junio, 2022
    En el corazón del actual Kirguistán, en Asia Central, dientes grabados y lápidas cuentan la historia de la aparición de la bacteria Yersinia pestis , ocho años antes de que la peste negra diezmara a la mitad de Europa.
    Efe/T21
  • Diseñado el primer mapa del nuevo punto más profundo del Océano Austral 17 junio, 2022
    Los investigadores han publicado el mapa más preciso del Océano Austral de la Antártida, incluyendo a su nuevo punto más profundo, denominado "Factorian Deep" y ubicado a 7.437 metros bajo la superficie del mar. Factorian Deep fue descubierto en 2019: descansa a una profundidad equivalente a unos 17 Empire State Buildings apilados de arriba a […]
    Pablo Javier Piacente
  • China cree que ha podido detectar una civilización alienígena a 473 años luz del Sistema Solar 17 junio, 2022
    A partir de su enorme telescopio "Sky Eye", astrónomos chinos habrían captado rastros de señales de una civilización alienígena distante. Sin embargo, los científicos dicen que sus hallazgos son preliminares y deben tomarse con precaución, hasta tanto se complete el análisis. Más allá de esto, la noticia causó una enorme repercusión a nivel global.
    Pablo Javier Piacente
  • Crean por primera vez ondas de materia eternas 17 junio, 2022
    Físicos de la Universidad de Ámsterdam han logrado por primera vez crear ondas de materia continuas en un condensado de Bose-Einstein: permiten que un láser produzca un haz de materia eterna.
    UVA/T21
  • El magma del volcán de La Palma es uno de los más fluidos de la Tierra 17 junio, 2022
    El magma del volcán de la isla de la Palma es de los menos viscosos de la Tierra, según una investigación de la Universidad de Mainz en Alemania. Excepcionalmente fluido, recorrió kilómetros en solo unas horas y llegó hasta el mar, sembrando tanta destrucción como la de un magma espeso.
    N+1/T21
  • Descubren un nuevo sistema multiplanetario a 33 años luz de la Tierra 16 junio, 2022
    Los astrónomos han descubierto un nuevo sistema multiplanetario dentro de nuestro vecindario galáctico, que se encuentra a solo 33 años luz de la Tierra. Esto lo convierte en uno de los sistemas multiplanetarios más cercanos al nuestro: albergaría al menos dos planetas rocosos del tamaño de la Tierra.
    Pablo Javier Piacente
  • El sistema de Inteligencia Artificial LaMDA de Google habría admitido ser "consciente" 16 junio, 2022
    Un ingeniero senior de software de Google fue suspendido el lunes 13 de junio después de compartir las transcripciones de una conversación con una Inteligencia Artificial (IA), que afirmó ser "consciente". En una de las conversaciones, el sistema artificial indicó al profesional que, de hecho, "era una persona". También agregó que "soy consciente de mi […]
    Pablo Javier Piacente
  • La IA revela el uso del fuego por homínidos hace un millón de años 16 junio, 2022
    La IA ha descubierto que el Homo erectus, un ancestro del Homo sapiens moderno, utilizó el fuego hace alrededor de un millón de años en la costa mediterránea del actual Israel. No se sabe si era para cocinar carne, ni si el fuego era natural o provocado.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La temperatura natural del cerebro puede subir hasta los 41ºC 16 junio, 2022
    La temperatura natural del cerebro humano es significativamente superior a la del cuerpo: aumenta en las zonas más profundas y alcanza su nivel máximo en el corazón del cerebro. Depende de la hora del día, de la edad y del sexo y es diferente en caso de lesión cerebral.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • La vida en las nubes de Venus sigue siendo teórica 15 junio, 2022
    La existencia de alguna forma de vida en las nubes de Venus se ha planteado como una posibilidad cierta en muchos estudios previos. Sin embargo, una nueva investigación concluye que el comportamiento inusual del azufre en la atmósfera de Venus no puede explicarse por una forma "aérea" de vida extraterrestre. 
    Pablo Javier Piacente