Tendencias21
Detectan una potente explosión nuclear a 11.000 años luz

Detectan una potente explosión nuclear a 11.000 años luz

Una potente explosión nuclear tuvo lugar el pasado agosto en la superficie de una estrella de neutrones situada a 11.000 años luz, en la constelación de Sagitario. La bola de fuego lanzó en 20 segundos la misma cantidad de energía que libera nuestro Sol en 10 días.

Detectan una potente explosión nuclear a 11.000 años luz

La NASA detectó el pasado agosto una explosión termonuclear masiva proveniente del espacio exterior, gracias al telescopio Explorador de Composición Interior (NICER).

El origen de la explosión se sitúa en la superficie de una estrella de neutrones que emite radiación periódica (púlsar), considerada como los restos estelares de una estrella que explotó en una supernova, pero que era demasiado pequeña para formar un agujero negro.

Se trata de la estrella SAX J1808.4-3658 (o J1808), que se encuentra a unos 11.000 años luz de distancia en la constelación de Sagitario. Gira a un vertiginoso ritmo de 401 rotaciones cada segundo, y es un miembro de un sistema binario.

Su compañera es una enana marrón, un objeto más grande que un planeta gigante pero demasiado pequeño para ser una estrella.

Una corriente constante de gas hidrógeno fluye desde el compañero hacia la estrella de neutrones, y se acumula en una vasta estructura de almacenamiento llamada disco de acreción.

Electrones despojados

El gas en los discos de acreción no se mueve fácilmente hacia adentro. Pero cada pocos años, los discos alrededor de los púlsares como J1808 se vuelven tan densos que una gran cantidad de gas se ioniza o se despoja de sus electrones.

Esto hace que sea más difícil que la luz se mueva a través del disco. La energía atrapada inicia un proceso desbocado de calentamiento e ionización que atrapa aún más energía. El gas se vuelve más resistente al flujo y comienza a girar en espiral hacia adentro, cayendo finalmente sobre el púlsar.

El hidrógeno que llueve sobre la superficie forma un «mar» global caliente y cada vez más profundo. En la base de esta capa, las temperaturas y las presiones aumentan hasta que los núcleos de hidrógeno se fusionan para formar núcleos de helio, lo que produce energía, un proceso similar al que funciona en el núcleo de nuestro Sol.

«El helio se asienta y crea una capa propia», dijo Zaven Arzoumanian de Goddard, investigador principal adjunto de NICER y coautor del artículo, en un comunicado.

 “Una vez que la capa de helio tiene unos pocos metros de profundidad, las condiciones permiten que los núcleos de helio se fusionen en carbono. Luego, el helio entra en erupción explosivamente y desata una bola de fuego termonuclear en toda la superficie del púlsar, que fue lo que captó NICER en agosto.

Bola de fuego

Cuando comenzó la explosión, los datos de NICER muestran que su brillo de rayos X se estabilizó durante casi un segundo antes de aumentar nuevamente a un ritmo más lento.

Los investigadores interpretan este «bloqueo» como el momento en que la energía de la explosión se acumuló lo suficiente como para disparar la capa de hidrógeno del púlsar hacia el espacio.

La bola de fuego continuó desarrollándose durante otros dos segundos y luego alcanzó su punto máximo, expulsando la capa de helio más masiva.

El helio se expandió más rápido, superó la capa de hidrógeno antes de que pudiera disiparse y luego disminuyó la velocidad, se detuvo y volvió a asentarse en la superficie del púlsar.

Después de esta fase, el púlsar se iluminó nuevamente en aproximadamente un 20 por ciento por razones que los astrónomos todavía no comprenden.

20 segundos con mucha energía

La explosión lanzó en 20 segundos la misma cantidad de energía que nuestro Sol necesitaría 10 días para liberar, según informan los astrónomos en el artículo que publican al respecto en The Astrophysical Journal Letters.

«Esta explosión fue sobresaliente», dijo el astrofísico de la NASA Peter Bult, director de la investigación. «Vemos un cambio de dos pasos en el brillo, que creemos que es causado por la expulsión de capas separadas de la superficie del púlsar, y otras características que nos ayudarán a decodificar la física de estos poderosos eventos», concluye.

Referencia

A NICER Thermonuclear Burst from the Millisecond X-Ray Pulsar SAX J1808.4–3658. Peter Bult et al. The Astrophysical Journal Letters, 2019 October 23. DOI:https://doi.org/10.3847/2041-8213/ab4ae1

RedacciónT21

Hacer un comentario

RSS Lo último de Tendencias21

  • Una tormenta de fuego azotó la Tierra hace 13.000 años y luego la congeló 9 febrero, 2022
    Hace 13.000 años, un 10 % de nuestro planeta quedó súbitamente a merced del fuego: el incendio global se habría producido por la caída de un cometa de 100 kilómetros de ancho. Luego que la Tierra ardió, las temperaturas bajaron de nuevo y el planeta pasó por una breve edad de hielo. 
    Pablo Javier Piacente
  • Los mejillones podrían salvar a la humanidad por segunda vez 9 febrero, 2022
    Al igual que ocurrió al principio de los tiempos humanos, los mejillones cultivados en las mismas costas que alimentaron a las primeras migraciones de nuestra especie, pueden salvar a la humanidad de su extinción ante una eventual crisis alimentaria global.
    Redacción T21
  • Campaña para mantener a UK y Suiza en el espacio científico europeo 8 febrero, 2022
    La comunidad científica europea se moviliza para que el Reino Unido y Suiza no se queden fuera del programa estrella de la UE en materia de I+D debido a cuestiones políticas. Reclama un espacio único de investigación para afrontar los desafíos globales.
    Redacción T21
  • El universo no está tan "afinado" para la vida como pensamos, según un estudio 8 febrero, 2022
    El “ajuste fino” sería una ilusión: la vida inteligente no se habría generado en el Universo a partir de una serie de condiciones precisas y exactamente sincronizadas. Por el contrario, probablemente habría evolucionado bajo circunstancias muy diferentes, alejadas de la idea de un ajuste perfecto.
    Pablo Javier Piacente
  • Los chimpancés curan sus heridas con ungüento de mosquitos masticados 8 febrero, 2022
    Los chimpancés aplican mosquitos masticados para tratar heridas abiertas, lo que podría ser evidencia de automedicación en animales. Esos insectos podrían tener propiedades calmantes: se ha demostrado científicamente que algunos tienen incluso efectos antibióticos o antivirales.
    Redacción T21
  • Descubren cómo el cerebro convierte una idea en música 8 febrero, 2022
    Científicos alemanes han descubierto cómo el cerebro convierte una idea musical en el movimiento de los dedos cuando tocamos el piano, así como que, cuando tocamos a dúo, nuestros cerebros comparten una misma longitud de onda.
    MPS/T21
  • Una bacteria se transforma en un largo hilo para infectar células más rápidamente y crecer sin límites 7 febrero, 2022
    Una bacteria puede mutar su forma hasta convertirse en un interminable hilo y multiplicar por 100 veces su tamaño: de esta manera, logra infectar más células en menos tiempo. Es una virulenta variante de infección bacteriana que no se había identificado hasta el momento.
    Pablo Javier Piacente
  • Detectan el primer agujero negro fuera de control en la Vía Láctea 7 febrero, 2022
    Por primera vez, un equipo internacional de científicos ha logrado detectar un agujero negro errante, solitario e inactivo en nuestra galaxia, a poco menos de 5.200 años luz de distancia de la Tierra. El misterioso objeto se mueve a través de la Vía Láctea a una velocidad de 45 kilómetros por segundo: los astrónomos confirmaron […]
    Pablo Javier Piacente
  • Los abismos oceánicos están profusamente poblados de vida prístina 7 febrero, 2022
    Los abismos oceánicos triplican la diversidad microbiana de los niveles superiores de los mares terrestres, pero la mayor parte de esa vida es desconocida por la ciencia: lo revela el análisis de casi 1.700 muestras y dos mil millones de secuencias de ADN recogidas en todo el mundo.
    Eduardo Martínez de la Fe
  • El universo temprano estaba siete veces más caliente que el actual 7 febrero, 2022
    El universo temprano tenía una temperatura siete veces mayor que la actual, han comprobado los astrofísicos: utilizaron una nube de vapor de agua proyectada por una lejana galaxia para observar el estado del Universo en sus primeras etapas. Nueva puerta para el estudio de la energía oscura.
    Redacción T21